Liga Argentina · 19 de October de 2023

· Lanus

Martín Franchino palpita el debut de Lanús y marcó el norte del equipo: “Tenemos expectativas altas”

El capitán del Granate analizó la construcción del plantel y se refirió a los objetivos para esta temporada.

Luce como una fórmula indisoluble, como un binomio inquebrantable. El uno para el otro. Lanús y Martín Franchino componen un maridaje perfecto, que combina de manera armoniosa y que se retroalimenta. El capitán del Granate extendió su estadía en su casa por sexto año al hilo, para robustecer el sentido de pertenencia.

El interno volverá a montarse el manto del Grana para escribir otro capítulo en la institución, a la que ancló en 2018 y en la que siempre experimentó pasos evolutivos en su performance. A los treinta años, el siempre rendidor pivote se alista para una nueva aventura, con las ilusiones reverdecidas, tras una temporada muy positiva del equipo, en la que culminó su travesía en cuartos de final de Conferencia Sur.

Los contratiempos brotaron en su sendero el año pasado, con una serie de lesiones que limitaron su participación, pero siempre mantuvo su aporte de intensidad, de altruismo colectivo y de liderazgo. Ahora, Martín clava su energía en edificar una temporada de Liga Argentina con altas expectativas.

A la hora de describir ese momento de rubricar su permanencia en el club, Franchino explicó: “Seba (Saborido) me lo manifestó que me quería y mi idea siempre es continuar en Lanús”. Así soltó una revelación poderosa, que refiere a sus anhelos más profundos. “Ya lo dije hace bastante y es que yo iba a querer jugar en Lanús hasta llegar a la Liga Nacional que es mi sueño, parece bastante trillado pero pero es así. Intento todos los años dar todo lo que tengo que es lo que doy para a futuro poder seguir en el club”.

Agudo en su análisis, el interno compartió su mirada de la pasada edición de la Liga Argentina: “Cuando terminó la temporada, apenas finalizó el partido con Ciclista, y esa semana siguiente y demás, yo estaba recaliente. Éramos un equipo nuevo y así todo, terminamos llegando más lejos que otras temporadas”. Claro que la definición cerrada se incrustó en su corazón: “Obvio que después te queda la espina de que si vos a Ciclista no perdías de local, ganabas la serie y jugabas una semifinal”.

En cuanto a su balance personal, Martín razonó: “Me perdí bastantes partidos, porque tuve una lesión muy fuerte en el tobillo, también un desgarro en el cuadríceps. Pero bueno en lo individual no fue una buena temporada para mí, pero en lo grupal creo que fue una buena”.

 “Estamos con expectativas altas, o sea queremos poner objetivos altos, porque sabemos que tenemos equipo para pelear"

Se entrega de cuerpo y alma, con el brío como combustible. En cada nueva competencia, el interno afronta la búsqueda de una reconversión en su juego, para añadirle recursos y poder actuar en otros roles además de su tradicional desempeño como pivote. En relación con ese aspecto, Martín contó: “Me encanta jugar de pivote me fascina fajarme, hacer el juego sucio, agarrar rebote. Todo eso a mí me encanta, que es jugar para el otro todo el tiempo, dar ayuda en juego defensivo. Y en el caso del ala pivote quizás no es tan defensivo sino es un poco más ofensivo, por eso mi objetivo esta temporada es ponerme más fino con el aro y  que me respeten un poco más desde desde el tiro de tres puntos”.

La articulación de la plantilla, con la llegada de nombres muy interesantes como Andrés Lugli, Joaquín Ríos y Lorenzo Capponi implica un norte para el elenco de Saborido. Lejos de recurrir a una declaración prefabricada, Franchino sorprendió al admitir: “Estamos con expectativas altas, o sea queremos poner objetivos altos, porque sabemos que tenemos equipo para pelear, sin dudas. Después, obvio que hay que trabajar para ello, no sólo trayendo nombres pasan cosas buenas”. 

Siempre interesado en todas las aristas, al nacido en Lanús también le atrae la comprensión táctica. Por eso, Franchino graficó la idea de juego que intentará desplegar este Granate: “A mí particularmente, la idea del juego de Seba me parece genial. Eso de defender y correr. Y cuando no se puede correr, jugar el juego libre o el básico, como le llaman a algunos equipos. Y dejar quizás los sistemas un poco de lado. Después, obvio, hay sistemas, hay seteos y demás, pero darle mucho volumen al juego libre. Yo creo que nos va a dar mucho. El juego libre tenemos jugadores, como ya te dije antes, con mucha capacidad ofensiva”.

Informe: Prensa Lanús.