Informes Especiales · 03 de Febrero de 2018

LNB · · Obras · Obras · Villa Mitre

Alianza para el desarrollo

El acuerdo de colaboración entre Obras Basket y Villa Mitre es un ejemplo del formato de filial que existe en España y una muestra más de la apertura permanente del básquet al cambio. Esa y otras alianzas estratégicas comienzan a caminar en la relación entre las dos categorías superiores

Por David Ferrara

El básquet tuvo y tiene esa virtud de reinventarse, generando cambios algunas veces muy marcados y en otras ocasiones que parecen insignificantes, pero no siempre lo son. Es un deporte que por espíritu sabe asumir las variantes en el juego y en las reglamentaciones y en el que la discusión lleva a la aceptación y adaptación. Los últimos años del básquet nacional y en especial de la Liga Nacional han estado marcados por el movimiento de las estructuras, generando acciones, decisiones que no pasan desapercibidas y que sacudieron la competencia para sacarle la modorra.

Y en medio de esta renovada visión aparecen situaciones inéditas o pocas veces vistas a nivel local, que generan incógnitas, despiertan curiosidad y abren paso para el futuro. Siempre debe haber un precursor, alguien que abra el camino.

Villa Mitre es un club de barrio. Un club de barrio porteño y de básquet. Su amplio salón de actividades múltiples, su cancha de papi fútbol, su estadio luminoso de básquet renovado en 2010 a puro esfuerzo. Ahí, en el barrio Villa Mitre, en la Avenida Juan B. Justo al 5000, a diez cuadras de Argentinos Juniors, a 20 de Ferro, cerca de Pedro Echagüe y no tan lejos de Gimnasia de Villa del Parque. “Es zona de básquet, si no trabajás bien, los chicos se van”, cuenta Emilio Menéndez, gran protagonista de la historia que une a su club con Obras Sanitarias.

Villa Mitre se presentó este año en la Liga Argentina, todo un sueño y algo que solos no podían encarar, pero con el apoyo logístico del Tachero sí están logrando con éxito. El sistema de “filial” aparece entonces como un pacto de colaboración que beneficia a ambas partes y que incluye mucho más que una simple cesión de jugadores. Existe visible en las competencias de Estados Unidos, en España, y seguramente hay algún antecedente en el país en un marco menos formal. Ahora también en la Liga Argentina. Pero que lo explique Menéndez.

Conocí a Fabián Borro en la campaña de elecciones de FeBAMBA y de no querer atenderlo porque quería ser neutral, terminé integrando la lista y hace dos períodos que soy vicepresidente. Forjamos una relación y mientras nosotros veníamos jugando todas las temporadas del Torneo Federal con mucho esfuerzo, fuimos hablando este tema de hacer un trabajo en conjunto. Obras siempre tuvo un trabajo de cantera muy bueno, pero cuando lo profundizó aún más, nos invitó a formar esta alianza estratégica. No le digo filial todavía porque no está el marco legal y tampoco una fusión. Lo primordial es la confianza entre las partes”, cuenta Menéndez, quien aclara los alcances de este acuerdo que lleva ya varios meses en marcha: “No es que nos prestaron un par de jugadores. El objetivo de esto es que Obras tenga una nueva plataforma de desarrollo de jugadores. Tiene la Liga Nacional, la Liga de Desarrollo y ahora incorporó esto. A nosotros nos dará un salto de calidad y nos potenciará. Nosotros trabajamos seriamente en la medida de nuestros límites pero Obras es una de las instituciones de básquetbol más grandes del país y que nos cedan su casa para poder compartir el trabajo diario es algo impagable”.

Villa Mitre, institución en la que por ejemplo Luciano Massarelli debutó en primera siendo muy joven, jugó las campañas del Federal con mayoría de juveniles y Sub 23 y ahora potencia el desafío, con jugadores propios y los que llegan desde Obras.

“Hay jugadores con mucha participación y minutos, como Santiago Ibarra, Francisco Barbotti, Tomás Cocha (vienen de Obras), Alejo Digón y Julian Raptis (de Villa Mitre) y con un poco menos de tiempo en cancha por su juventud Alejo Maggi y Alejo Rodríguez. Son muchos minutos y por momentos estamos con 3 juveniles en cancha. Incluso los extranjeros también son apuestas de 20 y 24 para ver cómo se desempeñan”, cuenta Menéndez sobre el equipo de Fede Carbone, que suma experiencia con Picarelli, Portillo y Catalano. Y añade un dato: “Alejo Maggi jugó el Súper 20 para Obras porque era un torneo preparatorio”.

Los riesgos estaban. Jugar con tantos jóvenes en La Liga Argentina no es para cualquiera, pero Villa Mitre lo asumió. “Que un club como Obras nos haya invitado a esto es un motivo de orgullo. Nos sentimos honrados. Es una categoría que no podíamos aspirar a jugar aunque siempre nos pusimos la vara muy alta y nos exigimos. Es complejo jugar con tantos juveniles, hay que tener la cabeza fría porque el desarrollo lleva tiempo y te enfrentás a rivales con jugadores de experiencia”.

“Contamos con toda la infraestructura de Obras. Nos permite estar tranquilos con el tema del estadio, asistencias de médico y equipo técnico. Pero las prácticas muchas veces son en Villa Mitre y tenemos todo un cuerpo técnico especial que manejamos en forma autónoma. Trabajamos tranquilos y estamos en constante comunicación. El objetivo no es ver cuánto ganamos o perdimos sino evaluar el crecimiento de los jugadores, por lo que estamos conformes y es un papel muy digno”, continúa el máximo directivo de Villa Mitre, quien sabe de la mirada curiosa del resto: “No hay muchos antecedentes y por allí la gente se sorprende, pero la evaluación será al final de la temporada. Creemos que en la próxima campaña va a ser más sencillo de explicar el trabajo en conjunto, el desarrollo. Es un tema muy interesante a tratar el de las filiales, porque no es un préstamo de jugadores, es mucho más”.

Si bien el marco mejor estipulado es el que relaciona a Obras con Villa Mitre, no se puede dejar de mencionar otros casos de colaboración permanente entre elencos de la categoría superior y de la segunda división. Obras mostró sus ganas de expandirse y colaborar con los elencos de ascenso, y también se puso a disposición de otros elencos de La Liga Argentina, como en el caso de Hindú de Resistencia. Lo cuenta Emilio Ocampo, del elenco chaqueño: “El acuerdo al que llegaron ambos presidentes, Fabián Borro por Obras y Gustavo Martínez por Hindú es básicamente que el staff técnico de las formativas de Obras y de ser posible el cuerpo técnico de la Liga visitarían nuestra sede a realizar cursos de actualización o campus a nuestros jugadores y entrenadores. Ampliar además a jugadores y técnicos de la zona. Ya se hizo y se está buscando fecha para poder repetir la experiencia”.

Por su parte, Carlos Basualdo, presidente de Independiente de Santiago del Estero destaca la solidaridad de los equipos de La Liga: “Tanto Quimsa como Olímpico son muy generosos para colaborar, porque en sí el básquet de la provincia es muy solidario. Nosotros jugamos los partidos en cancha de Quimsa y tuvimos a Gonzalo Romero en el plantel en parte de la temporada. Pero tiene que ver con una relación de amistad entre instituciones”.

Ya en una situación un poco más formal se dio la llegada de basquetbolistas desde Weber Bahía Basket a Deportivo Viedma. Lo cuenta Fernando Casadei, uno de los dirigentes del elenco de Liga Argentina: “Contratamos a José Luis Pisani como entrenador y por su pasado en Bahía Basket y su relación personal con Pepe Sánchez tuvimos la chance de hablar para ver la posibilidad de intentar generar los préstamos de algunos de los chicos de Bahía que podrían tener menos minutos en la Liga. Yo conocía a Pepe y había hablado en algunas oportunidades y él sabía del ambiente del básquet de la región, de cómo se vive”.

“Al estar cerca de Bahía ellos tienen la chance de controlar que se cumpla el método de trabajo que implementan y que nosotros estuviéramos a la altura de lo que necesitan los chicos. Una vez que Sebastián Ginóbili determinó qué jugadores no iba a utilizar en la temporada de la máxima categoría, se pudo fichar a préstamo con el okey de Bahía a Martín Fernández y a Fermín Thygesen. Tuvimos la desgracia de que Martín se lesionó pero el aporte fue muy bueno de parte de ambos”, amplió Casadei.

Tomamos la decisión de ceder a Martín y Fermín con la idea de que puedan tener minutos de calidad en una categoría muy competitiva. Los jugadores siguen siendo de Bahía Basket, esto significa una etapa más de crecimiento para ellos”, explicó Sebastián Ginóbili.

Y Casadei amplia el concepto de los múltiples beneficios para ambas instituciones y jugadores: “Nos sirve a los dos porque los chicos adquieren un rodaje en una competencia muy interesante como es la Liga Argentina, muy difícil. A nosotros nos beneficia porque son jugadores de altísima calidad, reclutados en un sistema de trabajo de lo mejor de Argentina. Es un orgullo y un honor que hayan accedido. No hay un convenio formal firmado pero sí una buena relación y un intento de nuestra parte de estar a la altura de las circunstancias en la forma de trabajo que tiene Bahía”.

El futuro está llegando y el formato de las filiales parece que tomará terreno en el básquet nacional, al menos las primeras voces son elogiosas y los ejemplos positivos en medio de una competencia que eligió mantener sus estructuras en movimiento.

*David Ferrara fue productor periodístico de las transmisiones televisivas del Torneo Nacional de Ascenso durante diez años. Periodista del diario El Ciudadano y La Capital, de Rosario. Docente en Tea Rosario y en Ieserh Rosario. En Twitter @davidferrara35

TV Oficial

Sponsor Principal

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico