Informes Especiales · 20 de Mayo de 2020

Quimsa · Quimsa

Instagram Live con Silvio Santander

Silvio Santander fue el nuevo y reconocido invitado en una otra entrega del Instagram Live de la Liga Nacional. El prestigioso entrenador, campeón de la Liga con Quimsa en 2015 y asistente en la selección argentina subcampeona del Mundial de China, se prestó a una distendida y amena charla junto al periodista Matías Traversa, repasando diferentes temas de actualidad y repasando su rica trayectoria.

Santander no dirige dentro de la competición desde hace casi un año, siendo Quimsa su último club y recordando que dejó el cargo al culminar los playoffs de la temporada 2018/19. Lanús, Obras, Regatas Corrientes, entre otros, fueron algunos de los equipos que tuvieron el privilegio de tenerlo dentro de su plantel como entrenador, pero Silvio decidió tomar un respiro para reinventarse después de largos años sin detenerse mucho.

"Todavía no extraño ese día a día como pensaba que podía ser. Fueron casi 16 temporadas seguidas y necesitaba parar por cuestiones personales. Tenía que darle tiempo a mi cuerpo y a la cabeza, estudiar otras cosas y reinventarse. El entrenador cambió, el que cree que está preparado con cosas de hace 5 años atrás está en un error. El tiempo hoy lo estoy disfrutando, sé que voy a volver en algún momento, pero era una necesidad".

"La idea es que todo este tiempo de reflexión e introspectiva, debería verse reflejado en un próximo trabajo. Lo primero que hice es ver qué estaba haciendo mal, con jugadores que tuve y cuerpos técnicos que compartí. En este tiempo nosotros pasamos de un cambio conductivismo a un cambio constructivismo. Evidentemente hoy se buscan otro tipos de liderazgo y de entrenador".

Santander a su vez subrayó los cambios que se van dando a nivel evolutivo dentro del básquet, algo que analiza que viene desde el crecimiento de la estructura deportiva, desde la profesionalización en varias áreas que hace que un entrenador deba profundizar y trabajar en quizá labores más pertinentes a las hoy consideradas normales para un técnico.

"La estructura del básquet evolucionó, ya no es más como la realidad de la que veníamos nosotros. El papel del dirigente, el mánager deportivo, cuerpo médico, todos los departamentos de la estructura han crecido y tuvieron un desarrollo. Hoy el entrenador ya no tiene más esa labor todóloga de antes, donde uno hacía de todo, hasta decidir por ejemplo quién se subía a un micro. Pero aún así, de la mano con esto, la tarea del entrenador se profundizó y sigue siendo muchísima hoy en día".

Como decíamos, siendo el asistente de Sergio Hernández desde hace años y formar parte del staff técnico que participó del último Mundial de China 2019, donde Argentina fue subcampeona, Santander también hizo una breve retrospectiva de lo que fue su comienzo a situarse parado en esa realidad de vivir una experiencia mundialista.

"Cuando le ganamos a Serbia, me pasó eso de hacer un freno y decir 'no puedo creer dónde estoy'. A pesar de la generosidad de Sergio Hernández me ha dado, estuvo esto de cómo se fue dando mi camino, porque yo soy un laburante como muchos, y llegar a ese momento fue increíble".

Silvio también se refirió al rol del entrenador, a los hábitos de antes y los más abiertos que se utilizan en tiempos más actuales, a cómo cambió esto y la evolución del mismo. Obviamente que lo dejó abierto según a cómo lo siente cada persona, pero sí habló un poco de la importancia y lo rico culturalmente que resulta abrirse también más allá del básquet en todo momento.

"No comparto esto de que el entrenador profesional se estrese tan rápido, que no tenga un tiempo de estudiar y abrirse a algo, a otra cosa fuera del básquet. A mí en lo personal esto del multitasking me ayudó y me ha permitido absorber muchos más conocimientos de los que tenía antes. Tenemos que poder tomarnos el tiempo de liberarnos un poco en ese sentido. No podemos estar encerrados y estructurados de solo pensar en el juego, porque eso con el tiempo puede hacer mal. Hay que permitirse el tiempo de no pensar que todo es básquet".

"24 horas metidos en el básquet está bueno para una etapa del entrenador, pero también hay momentos donde uno tiene que abrir la cabeza, incorporar cosas de otro deporte, de otro entrenador, de otro periodista... yo estoy en esa etapa ahora, y siento que de ahí salen las mejores cosas. Obviamente va en cada uno, alguno puede decir que le funciona mejor estar metido todo el tiempo y está bien".

Santander fue campeón con Quimsa en la temporada 2014/15 de la Liga Nacional, siendo uno de los laureados más recordados dentro de la historia grande de la competición, por su juego y por la regularidad que supo mostrar a lo largo de toda una campaña inolvidable.

"Es un equipo que a mí me pasó, que empezó a jugar en el 2014 al ritmo de como se juega ahora. Tuve la suerte de tener jugadores buenos, que estuvieron en su punto justo y que a su vez quisieron jugar juntos y soy un agradecido. En años anteriores venía de desarrollar un básquet con un estilo más estático, pero aquel equipo de Quimsa me terminó completando como entrenador. Era una obsesión ganar la Liga Nacional".

También se refirió a la evolución de Penka Aguirre, en una temporada que fue un quiebre por demás significativo para el base. "Venía sin estar sin equipo y pasa un recambio en Sionista. Pero es mérito de él. Mejoró su físico, su forma, y mostró cosas que ya mostraba que podía tener. Tiene una mentalidad de acero, siempre quiere más". Luego, el santiagueño ganó todos los siguientes títulos de La Liga, ese de Quimsa más cuatro en San Lorenzo, posicionándose como uno de los íconos más importantes de nuestra actualidad.

Hablando de los clubes por los que pasó, Santander recuerda varios de los equipos que dirigió a lo largo de su extensa carrera pero hizo hincapié en sus inicios con Echagüe de Paraná.

"Tenés el cariño por varios equipos de tu carrera. A mí me marcaron mucho mis primeros equipos en Paraná, en Echagüe. De esa camada salen jugadores como Van Lacke, Porta, Cantero, Byró, Zilli, entre otros... digamos, para un equipo de segunda división, sin presupuesto, y después verlos que varios se fueran a Europa, para mí fue tremendo. En Lanús hubo también etapas que me gustaron muchísimo, en Regatas lo mismo".

Sin lugar a dudas el entrenador argentino es muy bien visto en todo el mundo, por su capacidad de trabajo y por su forma, por todo lo que se genera desde una verdadera escuela, y Santander obviamente es uno de esos ejemplos más notorios que le dan prestigio a todos los requisitos que reúnen los entrenadores nacionales.

"Nosotros sentimos ese respeto, que es mutuo con los entrenadores europeos. Evidentemente acá tenemos una escuela, un producto con el primer eslabón que es el club de barrio a las escuelas profesionales que es muy sólido, algo que es muy bien visto por todo el básquet".

A su vez, el bonaerense también habló de un club modelo al cual está muy identificado como Lanús. "Es un club por encima de la media de los equipos argentinos, con un nivel de dirigencia avanzada. Para mí es un club que tiene algo especial, en la zona sur de Buenos Aires hay mucha gente de básquet". Y en el plano general agregó como dato: "Si esta pandemia no sirve para que en el corto plazo el Estado tenga políticas deportivas sustentables. Creo que las crisis en algún lado al deporte le suman. Pero esto de despertar el hambre, de trascender y las fronteras hacia dónde van, debe ser constructivo".

Nicolás Laprovittola y Gabriel Deck, dos de los tres argentinos que juegan hoy en el Real Madrid, un gigante de Europa, fueron dirigidos en sus inicios de carrera por Silvio. "Capaz que esto no lo vayamos a ver más que haya tres argentinos en un equipo top como Madrid (NdR: el tercero es Facundo Campazzo). Fue una cuestión de suerte ponerlos porque ya estaban para dar el salto. Si Gabriel Deck pasa de Colonia Dora a completar su recorrido hoy en el Real Madrid, pueden haber miles de talentos por detectar".

Para finalizar, Santander se refirió a la talentosa clase 2000 que sigue haciendo importantes pasos dentro de su desarrollo. Y no hablando únicamente de esta camada, sino también de los otros grupos de jóvenes que vienen creciendo año tras año. El técnico remarcó la importancia de encontrar jóvenes

"Están en un momento de edad y de transición, de tomar la decisión correcta en su desarrollo. El potencial lo tenemos sin lugar a dudas con chicos como Juani Marcos, Giordano, Francisco Farabello, Reyes, Bolmaro. Hay una perla de un reclamo histórico, como Caffaro de 2,14 y llegó. Y no solo esa camada sino otras también, como Lautaro Berra o Andreatta. Obviamente hay que trabajar y están en una etapa donde cada paso, sea acertado o falso, es muy importante, pero hay una muy buena base".

Informe: Prensa AdC     Fotos: La Liga Contenidos

TV Oficial

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico