Informes Especiales · 25 de Abril de 2020

LNB ·

#35AñosDeLiga

Este domingo 26 de abril, La Liga Nacional de Básquet estará cumpliendo 35 años de vida, desde su creación en 1985. En este informe nos adentramos en su conformación, sus inicios, los campeones a lo largo de los años y la palabra de los protagonistas que fueron y son parte de la competencia.

Por Noelia Ortmann

"No te rindas que la vida es eso. Continuar el viaje. Perseguir tus sueños. Destrabar el tiempo. Correr los escombros. Y destapar el cielo". Este pequeño fragmento pertenece a un hermoso poema de Mario Benedetti, que impulsa y anima a ver la vida como un desafío y un viaje hacia nuestros sueños. Como un reto. Ir en busca de lo que deseamos, aunque nos parezca imposible, aunque no tengamos certezas. La creación de La Liga Nacional no hubiera sido posible si no habría existido un hombre con aquellas condiciones como lo fue el gran León Najnudel, quien dedicó su vida a un objetivo. El padre de nuestra competencia nacional, quien se atrevió a querer cambiar la realidad del básquet argentino, que hasta aquel momento solo se concentraba en Capital Federal, y no solo eso, también buscaría proyectarlo a nivel mundial. Najnudel trabajó desde los comienzos de la década del ´70 incansablemente para difundir sus ideales y sobre todo para convencer a dirigentes, instituciones, entrenadores, colegas y periodistas que el camino a seguir era ese.

"Con el comienzo oficial del 26 de abril de 1985, ya es realidad ante una expectativa que preanuncia un futuro ilimitado, si todos saben cuidar el tesoro que tienen en sus manos. Seguramente, como todo hecho nuevo y perfectible, como todo proceso en crecimiento, tendrá sus momentos difíciles. Será la hora de reflexionar sobre el gran paso dado para comprender que en el bien de todos -filosofía vital de la Liga Nacional- está la sabia fórmula para seguir adelante. Como ahora, en que todo el deporte argentino le da la mejor bienvenida", detalló en El Gráfico, el maestro, Osvaldo Ricardo Orcasitas.

Justamente el periodista tan querido y respetado, Osvaldo Orcasitas, fue otro de los pilares fundamentales que acompañó a León y buscó impulsar y popularizar la creación de La Liga. "La Liga no le ganó a nadie, sino que convenció a todos", diría O.R.O. Por otro lado, había que tomar dimensión del contexto donde se quería crear la competencia, Argentina estaba bajo la Dictadura Militar. Hasta ese momento los clubes competían en el Campeonato Argentino de Clubes y cada provincia o ciudad tenía su torneo de Primera. 

Tras sucesivas reuniones, charlas y exposiciones, que se llevaron a cabo en varias ciudades dentro del país, en 1984, en la Asamblea General Extraordinaria de la CABB iniciada en Córdoba y finalizada en Posadas, Misiones, se obtuvo la aprobación definitiva de la competencia. La Liga Nacional era un hecho. El Campeonato Argentino de Clubes que se disputó por última vez se transformó después en la "Etapa de Transición". Najnudel se enteraría de este momento histórico del otro lado del mundo, ya que se encontraba en Zaragoza, España, dirigiendo a Caja Inmaculada. 

El sueño de la primera Liga Nacional comenzó con 16 equipos allá por 1985. Para ser más exactos el 26 de abril de ese año, el primer partido por una cuestión de horario fue el que disputaron Pacífico y Atenas en Bahía Blanca, pero esa misma noche en Buenos Aires, más precisamente en Obras Sanitarias, comenzó el encuentro entre San Lorenzo y Argentino de Firmat con el salto inaugural simbólico tan recordado por todos al mando de León. 

Esos primeros años tendrían a dos grandes protagonistas Ferro y Atenas. El conjunto de Caballito, que contaba con, el que muchos coinciden, el mejor base de la historia del básquet argentino, Miguel Cortijo; se adueñaría del primer título en la máxima categoría ante Atenas de Córdoba. Cortijo, recuerda aquellos inicios de la primera Liga Nacional: "La primera Liga fue todo un proceso, donde León venía trabajando con mucha gente para tener una competencia federal. León era un entrenador capacitado y muy comprometido con la actividad. Buscaba formar primero buenas personas antes que jugadores. Con Atenas era un clásico. Éramos muy parejos, nos conocíamos mucho. Tenían una localía muy fuerte y nosotros también en Capital. Los partidos mismos eran de rachas cambiantes, se definían por detalles. Fue una final muy competitiva". "Las finales Ferro-Atenas fueron inolvidables y la mixtura de la pasión y el folklore del básquet de los 80 con el ingreso al profesionalismo para jugadores, entrenadores, árbitros, periodistas y el medio en general que ofrecía la oportunidad de jugar una competencia federal durante diez meses al año. El sueño de León que disfrutamos todos", asegura Gabriel "El Flaco" Darrás, otro de los protagonistas de aquel título. 

En el ´86 llegaría el segundo consecutivo para Ferro y en 1989 obtendría la tercera corona, y con León Najnudel al frente del equipo, con el club que lo identificó siempre. Ferro será siempre recordado como el primer campeón, aquel que marcó la historia de nuestra Liga Nacional. Un club modelo, jugadores jóvenes con talento y con la idea de grupo como bandera, bajo el aura del padre de nuestra competencia, León. 

Así se recuerda y se habla de La Liga:

"La Liga argentina es considerada la mejor de Latinoamérica. Es productora de jugadores y lugar de buen juego en el mundo entero", (Julio Lamas)

"De chico uno venía a la cancha a ver a Estudiantes, Pacífico, Olimpo y el sueño era poder llegar a esos partidos" (Alejandro Montecchia)

"Siempre fue un trampolín para muchos jugadores que terminaron jugando en otras ligas. Se habla mucho de la garra del jugador argentino" (Juan Espil)

"Jugar La Liga Nacional significó ser parte del gran cambio en la historia del básquet argentino" (Héctor "Pichi" Campana)

"Me dio la carrera de mi vida, si no hubiera sido por La Liga Nacional yo no hubiera jugado en la Selección, no hubiera jugado un Mundial, un Juego Olímpico, NBA. La Liga Nacional es mi vida", (Rubén Wolkowyski)

"Me hizo crecer tanto como persona como entrenador", (Rubén Magnano)

"La Liga argentina siempre es respetada", (Fabricio Oberto)

Atenas lograría su primer título en 1987. El primero, de muchos, porque terminaría siendo, hasta el día de hoy, el más ganador de La Liga. En 1987 llegaría el momento en que el Griego cordobés comenzaría a destronar el reino que Ferro venía gestando desde el inicio de la competencia. Héctor “Pichi” Campana y Marcelo Milanesio marcaron el camino de lo que sería aquella primera corona merecida para el club. “El título del año 87 fue el primero, el más deseado por todos creo en el club”, cuenta Pichi Campana. El segundo bicampeón de la historia sería el Atenas de 1988. 

El Griego volvería a llevarse el trofeo en 1990, 1991-92, 1997-98 (en el Luna Park. Una de las finales más recordadas de la historia y un 4-0 sobre Boca para su quinto título nacional). El sexto anillo vendría en la siguiente temporada 1998/99 y también se quedaría con los campeonatos de 2001-02, 2002-03 y 2008-09, para completar su palmarés de nueve conquistas y ser, hasta el momento, el más ganador de la competencia. 

Datos y curiosidades estadísticas:

Chuzo González sería el primer nacional que terminaría como máximo anotador de una temporada de Liga. En 1988 jugando para Echagüe de Paraná y con un promedio de 28,9 puntos por juego. 

Leo Gutiérrez es el jugador más ganador de nuestra Liga Nacional con diez títulos (cuatro con Peñarol, tres con Atenas y con Ben Hur, Olimpia, Boca). Además es el que más partidos jugó (1106) y está primero en la tabla histórica de triples (2273). 

Héctor "Pichi" Campana es el goleador histórico. Jugó 785 partidos en 19 temporadas. Sumó 17.359 puntos. 

Diego Osella, Gabriel Cocha y Leo Gutiérrez son los que suman más temporadas en La Liga Nacional (23 cada uno). 

Facundo Sucatzky es el máximo asistidor en la historia de la competencia con 4080 en 839 partidos disputados. 

Ben Hur es el equipo con el mejor récord de la historia. En la temporada 2004-05 terminó con 46 partidos ganados y 9 perdidos (83,6%). 

Lucas Victoriano es el dueño del primer triple doble en La Liga Nacional con 30 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias. 

En los ´90 irrumpirían otros equipos que buscarían la gloria máxima, como Gimnasia y Esgrima y Pedernera Unidos de San Luis que dejaría su huella en la rica historia de nuestra Liga Nacional. G.E.P.U. obtendría la temporada 1990-91 (la primera que se jugaría tras la última liga corta) y la 1992-93.

Otro de los aspirantes al título serían Independiente de General Pico y Olimpia de Venado Tuerto. El conjunto pampeano sería campeón en la 94-95 y el elenco santafesino en la 95-96. Boca sumaría su primer pergamino en esa misma década (1996-97) y luego alcanzaría dos títulos más (2003-04 y 2006-07). 

Estudiantes de Olavarría ingresaría en las vitrinas de La Liga Nacional y Sergio Hernández conquistaría su primer título en su carrera de entrenador en la 1999-2000 y en la 2000-01. Las ciudades fueron grandes protagonistas de la competencia. Los estadios llenos, la hinchada, ir a jugar de visitante, todo se convirtió en un espectáculo que atrapaba a cada rincón del país, como quería León. 

Un equipazo el Ben Hur de 2004-05, en un momento a nivel mundial histórico para Argentina, que venía de obtener la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas. Gimnasia (2005-06), Libertad (2007-08), Regatas (2012-13) y Quimsa (2014-15) también sumarían su nombre a la historia en las temporadas mencionadas.

Peñarol sería el primero en la historia en lograr un tricampeonato (2009-10, 2010-11, 2011-12). Su primer título lo había conseguido en la temporada 1993-94. Un equipo bajo la conducción de Sergio Hernández y con grandes protagonistas como Gutiérrez, Campazzo, Rodríguez, Mata y Leiva, entre otros. También lograría el trofeo en la 2013-14. En la actualidad, el reinado desde hace cuatro años está marcado por San Lorenzo de Almagro. El tetracampeón de La Liga Nacional, que se quedó con los títulos 2015-16, 2016-17, 2017-18 y 2018-19. 

Nuestra Liga Nacional forjó y creó a grandes equipos conformados por jugadores y entrenadores excepcionales con pasión, con hambre de gloria. La gran escuela Argentina que llevó a muchos a destacarse y consagrarse en las mejores ligas del mundo. Difícil que en la mente no esté el logro más reciente, la medalla de plata en el Mundial de China 2019. Aquel plantel contó con diez jugadores que tuvieron un notable y reciente protagonismo en La Liga Nacional. Incluso tres de ellos siguen en nuestra competencia en la temporada 2019/20: Agustín Cáffaro y Máximo Fjellerup en San Lorenzo y Tayavek Gallizzi en Regatas. 

La nueva camada absorbió los valores de la Generación Dorada, con un Luis Scola como líder indiscutido. Hoy nadie tendría dudas en afirmar que una parte importante del oro olímpico en Atenas 2004 tiene su origen allí en nuestra competencia. Esos campeones fueron la primera generación de niños, chicos y adolescentes que crecieron mirando y soñando llegar a estar algún día en la élite del básquet argentino. 

La Liga nos ha dado grandes valuartes, jugadores de mentalidad ganadora, compañeros, sin egoísmos, muchos que preferían dejar de lado sumar en su cuenta individual para enaltecer y hacer crecer al resto, para que el equipo, el grupo ganara. Desde los primeros que mencionamos en el comienzo de la nota, como Miguel Cortijo o Marcelo Milanesio, Pichi Campana, Leo Gutiérrez, Alejandro Montecchia, Juan Espil, por nombrar solamente a algunos. Y por supuesto grandes entrenadores que supieron seguir el mandato de León; Julio Lamas, Rubén Magnano, Walter Garrone, Sergio Hernández y podríamos seguir.

"Vivir la vida y aceptar el reto", otro de los pasajes del poema de Mario Benedetti, así lo hizo León, así alcanzó su máximo sueño, nunca se dio por vencido. Luchó, insistió, convenció. Tenía el básquet grabado en su cuerpo, en su corazón. La Liga Nacional cumple 35 años de vida y es un tesoro que debemos cuidar para siempre.  

Proveedores Oficiales

Sponsors Oficiales

Soporte Tecnológico