Club Atlético Boca Juniors

Buenos Aires (Buenos Aires)

LNB · 11 de Mayo de 2020

Boca Jrs.

Boca, campeón de la Copa Argentina 2003

Boca inició un repaso por los cinco títulos de Copa Argentina que obtuvo a lo largo de su historia. En este caso revive la edición 2003 del torneo nacional, obtenida en Córdoba frente a Atenas.

Preparación

Luego de perder la serie final de La Liga Nacional 2002/2003 ante Atenas de Córdoba tras estar 2-0 arriba en la llave, el Xeneize se reforzó con muchos jugadores de jerarquía para sumarlos a una base interesante que había quedado luego del segundo puesto en la campaña anterior. Serio candidato en todos los pronósticos previos de los especialistas, con la Oveja Hernández en el banco y Paolo Quinteros como emblema del plantel, Boca iría por todo en la temporada 2003/2004 que estaba por comenzar.

Después de la dura pretemporada y los amistosos de rigor, llegaba la primera prueba de fuego a la agenda Xeneize. Si bien la Copa Argentina nunca fue el plato fuerte de la temporada, era el primer torneo del calendario y tenía su encanto ya que reunía en la misma competencia a los 16 equipos de La Liga Nacional y a los 16 del segundo escalón de la competencia, por ese entonces denominado Torneo Nacional de Ascenso. Hora de esperar la conformación de las llaves y de empezar a jugar y ganar.

Boca era ni más ni menos que el campeón defensor ya que había ganado la primera edición del certamen el año anterior. Y como para agregarle aún más condimentos a la cosa, el rival del ascenso que tocó en la fase inicial del campeonato fue River. A doble partido en Núñez, el que anotara más puntos en la suma de ambos encuentros se metería entre los 16 mejores de la competencia y seguiría vivo en la lucha por el título. Morbo y favoritismo al margen, Boca tenía que corroborar los pronósticos y pasar de fase.

Primera fase                                                  

Es cierto que un Superclásico dispensa comentarios en cualquier deporte que sea, pero lo cierto es que ni para Boca ni para River aquella serie de Copa Argentina era prioritaria en su calendario basquetbolístico. El Xeneize buscaba de a poco empezar a darle rodaje a las piezas importantes que tenía en su plantel ya pensando en La Liga Nacional, mientras que los de Núñez habían armado un buen equipo (Roque Fernández, Calvi, Byró, Picarelli, Andrés Rodríguez) que ya asomaba como candidato a volver a la Liga Nacional.

Y si bien hubo paridad en el primer partido de la serie (89-85 para Boca), lo cierto es que el Xeneize clasificó con comodidad a la siguiente instancia de la Copa Argentina. Pudiendo perder hasta por tres puntos para pasar, el conjunto de la Oveja tiró arriba de la mesa en Núñez todas sus credenciales en el último duelo de la llave y lo ganó tan fácilmente como el marcador final de 101-79 lo indica. Tato Rodríguez, 20 puntos, lideró a un equipo que tuvo cinco jugadores en dos dígitos y que ya había dejado su primer escollo atrás.

Segunda fase

No debería viajar mucho más Boca en la segunda fase de la Copa Argentina. Es que tras derrotar a River se debería medir con Obras, localizado a un puñado de cuadras del Monumental. Si bien el equipo de Núñez armó un gran equipo para la Liga Nacional, llegó a ese cruce sin Leo Gutiérrez, Lázaro Borrell ni Lawrence Wallace. Demasiadas bajas que un Boca asesino supo capitalizar, aún sin tener en ese momento al Chila Mc Cray. Con un Paolo Quinteros indetenible, 33 puntos, el Xeneize lo ganó fácilmente 81-70 fuera de casa.

El partido final se jugó en la Bombonerita ya que a partir de esta instancia cada equipo haría de local en un cotejo de la llave. Pero el dato que quizás hoy suene raro es que se disputó un sábado a las 17 ya que en ese momento algunos encuentros se televisaban en vivo por Telefé para el interior del país, por lo que la clasificación Xeneize llegó en un horario que actualmente nos remite más a la Liga de Desarrollo que a los mayores. A las ausencias ya mencionadas, Obras le agregó la de Locatelli y prácticamente no hubo equivalencias en el Conde, el equipo de la Oveja ganó 84-64 y cerró la eliminatoria por 31 puntos de diferencia.

Tercera fase

Quimsa era el último oponente antes de llegar al Final Four. Pero claro, por ese entonces la Fusión siquiera había debutado en la Liga Nacional, recién estaba dando sus primeros pasos en la segunda categoría y no había armado un plantel como para ser serio candidato al ascenso. Poco que ver con el presente, pero las cosas no se presentarían sencillas para el equipo de la Oveja que debía enfrentar a un rival entusiasta y en un Ciudad desbordado de pasión ya que hasta ese momento no era habitual ver a equipos de la talla de Boca compitiendo en la capital santiagueña.

Un Martín Leiva intratable en la pintura (22 puntos) lideró al conjunto Xeneize a un triunfo ajustado (90-88) en Santiago del Estero. Escaso margen ya que prácticamente obligaba a Boca a ganar un partido de vuelta en el que siguieron apretados (46-42) a la hora del descanso largo. Sin embargo, la cosa se destrabó en el tercer cuarto del choque decisivo ya que apareció Paolo Quinteros en todo su esplendor, Boca lo ganó cómodamente (104-86) y se metió entre los cuatro mejores de la Copa Argentina.

Cuadrangular final

Casi como un guiño del destino, los cuatro equipos participantes de la instancia final de la Copa Argentina fueron los mismos que en el 2002. Lo único que cambió fue la sede, ya que del Once Unidos (Mar del Plata) se pasó al Cerutti cordobés. Fuerte espaldarazo para un Atenas que venía de ganar la Liga Nacional y que asomaba como favorito en un cuadrangular que también incluía al Boca de Sergio Hernández, a Argentino (Junín) y a Gimnasia (La Plata) en el tradicional formato de todos contra todos en tres días corridos.

El debut fue ante el Lobo en el partido inaugural ya que Atenas jugaría siempre a segundo turno. Y Gimnasia empezó a demostrar que sería un hueso duro de roer en esa temporada, obligó a Boca a extremar esfuerzos y se hizo un partido durísimo que recién pudo ser definido en tiempo suplementario tras igualar 87-87. Los platenses abrieron mejor la prórroga, pero una ráfaga final del Xeneize de la mano de Quinteros y Wilson hizo que el equipo de la Oveja gane 98-97 y se quede con su primera victoria del cuadrangular.

La lógica se hizo presente en los partidos siguientes. Boca derrotó 86-79 a Argentino en un encuentro complicado, pero que pudo cerrar bien para llegar vivo a la última jornada, mientras que Atenas también doblegó a platenses y juninenses para mantener su casa invicta hasta ese momento. En el choque por el tercer y cuarto puesto, el Turco superó al Lobo y se subió al podio, a la espera de lo que sería el duelo más esperado. Atenas y Boca frente a frente por el ansiado título de la Copa Argentina.

Empujado por su gente, el Griego empezó mejor y tomó una buena ventaja de 27-18 tras diez minutos. Pero de a poco Boca fue imponiendo su ley, emparejó el tanteador a partir del segundo cuarto y pasó al frente en el último. Con un Paolo Quinteros incandescente, más el buen aporte de Wilson y Leiva, el conjunto dirigido por Sergio Hernández superó 83-79 al anfitrión, se quedó con la segunda edición de la Copa Argentina y borró, aunque sea en parte, lo que había sucedido poco tiempo antes en la final de la Liga Nacional.

Luego de haber perdido una final en la que ganaba 2-0, Boca sabía que en la 2003/2004 tenía que ir por todo. Y la cosecha de títulos comenzó rápido ya que el equipo de Hernández se quedó con la valiosa Copa Argentina antes de arrancar La Liga Nacional. Aperitivo más que importante para el título que llegaría poco tiempo después. Y por si fuera poco, la logró ante Atenas de Córdoba y jugando en el Carlos Cerutti, precisamente el equipo que lo derrotara en la gran definición liguera de la 2002/2003. Era el comienzo de una gran temporada.

Informe: Prensa Boca

TV Oficial

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico