LFB 02 de Julio de 2019 | Velez Sarsfield

"Cuando uno realmente ama lo que hace, no lo ve como un esfuerzo"

Luego de clasificarse con Vélez rumbo al Final 4 del torneo Clausura de la Liga Femenina, Julieta Alé se refirió al momento que atraviesa con el Fortín y su presente personal. La escolta no deja de perseguir sus sueños y va por más.

Por Lucas Leiva

Luego de un torneo inicial donde no consiguió meterse dentro de los cuatro mejores, el panorama cambió bastante para un Vélez que en el actual Clausura se clasificó en el segundo puesto de la fase regular de la Liga Femenina (LFB) organizada por la Asociación de Clubes (AdC). El Fortín ha crecido en poco tiempo, la llegada de los nuevos refuerzos le dieron mayores alas al conjunto dirigido por Gabriel Gusso y ahora se encuentra a la espera del Final 4, donde buscará seguir haciendo un sólido papel.

El crecimiento de las de Liniers estuvo apoyado en la experiencia y juventud que ya tenía (Castillo, Alonso, García León, Bacchini, Silva, Paoli, entre otras) y a su vez se potenció con la incorporación de 4 jugadoras para este torneo: una oriunda de la casa como Ornella Santana, la española Isabel Alcántara, la letona Linda Rubene y otro fichaje importantísimo como fue el de Julieta Alé.

Alé llegó al equipo de Gusso para aportarle no solo dinamismo sino también experiencia. A pesar de su joven edad (tiene 23 años, nació el 29 de septiembre de 1995), la escolta de 1.70 metros es una jugadora con un interesante roce y recorrido a través de los últimos años. Y es que la perimetral que se inició deportivamente en la Universidad de La Matanza ha conseguido un despegue importante que también conlleva paso internacional por Brasil (Catanduva primero y esta última temporada en Sampaio Basquete), de donde se unió antes de este presente con Vélez.

La joven jugadora promedia números interesantes en la formación velezana, siendo destacada en ambos costados ya que más allá de su contribución ofensiva que puede visualizarse claramente a través de las estadísticas (promedia 10.1 puntos con 41.3% en dobles, 3.9 rebotes y 1.8 asistencias en 28.8 minutos) también realiza una labor importante desde los intangibles, desde la defensa y desde lo que los números no suelen reflejar.

Atrás quedaron sus años de formación en La Universidad de La Matanza y en SITAS de El Palomar, todo parte de un camino que ha labrado en base al esfuerzo y el sacrificio. Nada fue sencillo para Julieta, que sabiendo que la ruta de aprendizaje y crecimiento es larga no se conforma y siempre va por más. Con una madurez que crece año tras año, la escolta se refirió al presente que vive hoy con Vélez y lo que se avecina, en la espera al Final 4 pero también en cuanto a su trayectoria.

- Se acomodaron muy bien como equipo y, más allá de que a mitad del calendario de este Clausura tuvieron una meseta, terminaron situándose en un buen lugar dentro de la tabla con este segundo puesto, ¿Qué te dejó esta fase regular con Vélez desde la concepción como equipo?
- El balance de esta fase regular en el Clausura con Vélez es muy positiva, supimos encontrarnos como equipo rápidamente. Apenas llegué al equipo lo primero que nos dijo Gabi Gusso es que esta es una liga corta donde no tenemos mucho tiempo y donde cada jugadora tenía que sentirse cómoda en su puesto para así sacar lo mejor de cada una. Y la verdad es que lo cumplimos, y creo que cada una de nosotras está haciendo bien su rol como jugadora dentro de la cancha. Creo que esa es una de las cosas que más se nota desde dentro y fuera de la cancha, aparte de que somos un grupo unido y todas nos llevamos muy bien. En este tiempo que nos pudimos conocer cada una pudo sacar lo mejor de sí misma para aportar al equipo y eso demuestra el buen torneo que tuvimos hasta ahora.

- Por tu parte te acomodaste muy rápido, en un torneo que por su intensidad quizá te exige que lo hagas a contrarreloj porque sino se pierden puntos en el camino. ¿Cómo fue esa adaptación que tuviste y qué te pidió principalmente Gusso?
- Sí, como te decía antes, lo que Gabi nos pidió es que nos sintamos cómodas en el equipo, que cada una cumpla su rol, que si había algún problema o algo que no nos gustase que lo podíamos hablar, porque esto pasa rápido como para después arrepentirnos de cosas que no pudimos dejar dentro de la cancha. Y ese objetivo se está cumpliendo, desde mi parte me siento muy cómoda con el rol que estoy cumpliendo dentro del equipo, y sé que mis compañeras también lo están. Por eso se ve la unión de grupo y el ir todas para el mismo lado buscando los mismos objetivos. Creo que ahí está la razón de los resultados de esta primera fase que jugamos y la clasificación al Final 4.

- En lo personal estás rindiendo muy bien y se ve reflejado...
- Sí. Principalmente mi rol dentro del equipo es defensivo, soy una jugadora a la que le gusta mucho defender, y eso me da la confianza para después en ataque ir y darle una ayuda al resto de mis compañeras. Creo que a mí la parte defensiva me da la confianza para después poder ir y atacar, quizá romper, descargar y hacer jugar al equipo. La verdad es que estoy muy cómoda y contenta con el rol que tengo.

- Hace unos días hablando con Gusso nos contaba que ya el primer objetivo impuesto se había cumplido. ¿Qué es lo siguiente?
- La verdad es que nos fuimos poniendo objetivos cortos, paso a paso. Es como dijo Gabi Gusso. El primer objetivo era entrar al Final 4 de la LFB y lo cumplimos, ahora el próximo objetivo es jugar la final de la Liga. Hoy solo pensamos en el próximo partido de semifinales. Sabemos que Obras es un rival duro y que ellos juegan con la localía, pero estamos entrenando y preparándonos para ese juego. Todavía nos queda unas semanitas más para arrancar a jugar y estamos poniéndonos a tono para que ese día demos lo mejor de cada y podamos cumplir el objetivo que tenemos.

- En tu caso tu juventud y el estar en una curva ascendente tiene un plus destacado. Estos últimos años, más allá de lo que exponés acá en Argentina, sumaste un roce en ligas como la de Brasil por ejemplo que te han fortalecido en el juego, y eso te permite crecer mucho más dentro de lo que seguramente es uno de tus mejores momentos.
- Sí, todavía soy una jugadora "joven" dentro de todo (risas). La verdad es que estoy aprovechando muchísimo las oportunidades que se me aparecen y cruzan, y obviamente que me pone muy contenta tener chances de ir a jugar afuera u otras ligas, y después venir acá y seguir jugando como ahora me pasa con la segunda etapa de la Liga Femenina. Por ese lado trato de seguir aprovechando y disfrutando las oportunidades que me tocan.

- ¿Hacés un poco una retrospectiva de ver a aquella jugadora que eras hace 7-8 años, donde siendo tan chica se vislumbraba desde esa época en SITAS lo que podía conseguir apoyada en esos sueños de básquet? ¿Qué ves que hay detrás de todo este camino?
- Una siempre se acuerda de los primeros clubes en los que empezás a jugar. De SITAS, anteriormente en la Universidad de La Matanza, y hoy en día uno mira para atrás y ve toda la dedicación que hubo y hay durante tantos años, y sé que todavía me falta muchísimo más. Tengo muchísimos más objetivos por delante, sé que esto es un camino y hay que seguir entrenando y esforzándose el doble de lo que las personas creen que hay que hacer para llegar y cumplir lo que uno realmente desea. Cuando era chica viajaba muchísimo, no tuve la posibilidad de vivir cerca de algunos clubes, y creo que eso también es algo extra que se hace. Pero cuando uno realmente ama, quiere y desea lo que está haciendo no se ve tanto como un esfuerzo y se hace llevadero. También creo que el hecho de irme a jugar afuera me ayudó muchísimo, me sirvió, no solo para crecer deportivamente sino también como persona. Creo que uno cuando está lejos de la familia, de los amigos, de las personas que quiere, se encuentra en un lugar donde se puede poner a pensar si esto es lo que realmente desea, y ahí creo que es cuando más crecés y madurás como persona. Yo por lo menos de mi parte lo veo y me pasó así. Como te decía, soy consciente de que todavía me falta muchísimo por cumplir y por crecer, objetivos que tengo, pero sé que en este camino se logra continuando esforzándome, entrenando y dejando todo para poder llegar a cumplir lo que realmente quiero.

- Recién hablabas de los objetivos que tenés. ¿Qué hay por delante?
- Ahora el próximo objetivo cuando termine la Liga Femenina es ir y entrenar con la selección. Ya estar dentro de las 18 preseleccionadas es un orgullo y estoy muy feliz y agradecida por ello. Quiero ir, entrenar y dejar todo como siempre, y ahí se verá cómo sigue, las esperanzas están y sé que es muy difícil porque hay jugadoras de talla increíble, pero hay que ir y entrenar, la oportunidad claramente está, así que no hay que desaprovecharla. Estoy feliz y agradecida por estar. Para cuando termine eso no tengo nada planeado para ir a algún lado, ojalá se me dé la oportunidad para irme a jugar afuera nuevamente, conocer nuevas ligas, pero todavía no tengo nada fijo. La idea obviamente está pero vamos a ver qué sale y ojalá que salga algo nuevo para sumar nuevas experiencias.

- Con el roce y la experiencia de haber vivido otra competencia más allá de esta Liga Femenina, ¿Qué puntos encontras para destacar de la LFB hoy?
- Tengo la esperanza de que la Liga crezca y siga en ascenso. Más allá de que actualmente no sean muchos equipos, lo bueno es que todos fueron muy competitivos, y que esto puede ser para cualquiera. No hay una gran brecha de diferencia, de decir "a este equipo no se le puede ganar" o "a este le ganás por 20", eso no. La verdad es que todos los partidos son muy peleados y hacen la competitividad. Otra cosa que noto como positivo es que en nuestro equipo la mayoría son jóvenes o por lo menos para varias es la primera Liga, y eso está bueno porque te da rodaje para el crecimiento de lo que viene, del futuro del básquet femenino.


Fotografías: Gentileza Prensa Vélez Sarsfield

Sponsor Principal

Sponsor Oficial

Bebida Oficial

Medios

Medios

Transporte Oficial