LNB · 04 de december de 2023

LNB · Obras · Obras · Quimsa · Quimsa

El rol de Director Deportivo en el básquet argentino

Juan Gutiérrez y Diego Lo Grippo, quienes desempeñan el cargo en Obras y Quimsa respectivamente, reflexionan sobre el multifacético papel que cumplen en sus clubes. Sus funciones, la importancia del rol, y la transición de jugador a directivo.

Claro está que, detrás de los protagonistas que se defienden la camiseta en cada juego, existe una gran estructura encargada de gestionar nuestras instituciones deportivas. Y uno de los roles más recientemente implementados en algunos clubes de la máxima categoría del básquet argentino es el de Director Deportivo. Tal es el caso de Quimsa donde Diego Lo Grippo trabaja desde 2019, o también el de Obras Sanitarias adonde Juan Gutiérrez se sumó desde octubre de este año luego de su experiencia en Bahía Básket. 

También conocido como Manager, este rol resulta entre muchas otras cosas como puente conector entre las rutas deportiva y dirigencial: “Mis funciones principales son el armado de la estructura de todos los equipos del club, desde profesionales hasta formativas, sus cuerpos técnicos y recursos asignados. El contacto con el staff técnico es permanente ya que ellos comunican y diseñan las estrategias para alcanzar nuestros objetivos, y quienes más atentos están al mercado y las oportunidades de profundizar el programa formativo”, afirma Pipa Gutiérrez. 

Por su parte, en su quinta temporada ejerciendo el cargo en La Fusión, Diego Lo Grippo comenta: “La actividad está relacionada con el club como un todo, se debe conocer cada área y buscar alinearlas en una misma dirección. Principalmente se apunta al recurso humano, porque un director deportivo debe saber elegir las personas a su cargo y delegar. Pero no se puede dejar de lado lo deportivo, siendo determinante la cercanía con jugadores, entrenadores y profesionales, e incluso estando actualizado sobre la evolución de la competencia, los reglamentos, contratos y traspasos”. 

Nuevamente defendiendo los colores del Tachero, club del cual surgió y es un verdadero símbolo, Pipa describe que “mi prioridad es acompañar a los jugadores en sus necesidades y ayudarlos a alcanzar el mayor rendimiento posible. En Formativas, por ahora estoy en etapa de análisis de estructura y comunicación de mis funciones, conociendo cada entrenador, atleta, sus historias y familias. Más adelante, trabajaremos en la adaptación de los jugadores a las oportunidades que se generan en los equipos superiores”. 

“En Quimsa tenemos un cuerpo técnico exclusivo para la LDD, a quienes también contacto constantemente y transmito lo que creo mejor para los chicos. Trabajamos con psicólogos y tutores, y si bien el objetivo deportivo en Formativas es que lleguen al primer equipo, el personal apunta a formarlos como persona, donde lo académico es primordial. Buscamos que finalicen el secundario y también que puedan seguir estudiando una carrera, algo que mejorará tanto su futuro como su presente”, afirma Lo Grippo. 

Juan Gutiérrez, con pasado en Selección Argentina, comenzó en este nuevo mundo al lado de Pepe Sánchez en Bahía Básket desde 2021 para recalar hace poco más de un mes en el club de sus amores. “Aprendí a priorizar y entender cada momento del año para ver en qué ponemos atención. Durante la temporada es difícil porque la diaria te deja poco margen de implementar procesos nuevos, pero siempre hay algo para mejorar, documentar y que quede dentro de la metodología de largo plazo para crear una cultura que refleje nuestros valores”, comenta. 

Diego, que fue también parte del seleccionado y arribó a Santiago del Estero como jugador en 2011, aporta: “En lo táctico y técnico el cuerpo técnico siempre tiene la decisión, pero con una mirada externa uno puede colaborar desde el respaldo, experiencia y conocimiento. Con el bienestar mental y físico de los protagonistas como clave, un director deportivo debe estar presente el mayor tiempo posible, aunque siempre respetando a la cancha como un ámbito sagrado, donde considero al head coach como la pieza más importante y me gusta darle la libertad que necesita”.

 “Es un puesto joven y con margen de error, pero necesario en toda estructura que invierta recursos valiosos para competir a altos niveles de exigencia. Y no considero fundamental que lo ocupe un ex jugador, se han desempeñado ex entrenadores, dirigentes y hasta periodistas; lo imprescindible es la formación, predisposición al aprendizaje y actualización de conocimientos”, reflexiona el bonaerense de 40 años Juan Gutiérrez. 

Lo Grippo, nacido en Rosario hace 45 años, piensa que “es una inversión y no un gasto, y los directivos deberían tener la tranquilidad de contar con alguien capacitado y disponible full-time. Creo que la función estará instalada más temprano que tarde, porque es muy necesaria, cada vez más usual a nivel internacional y aquí de a poco vamos tomando magnitud de todo lo que puede aportar. Y si bien esto es competitivo, un proyecto necesita tiempo, paciencia y convencimiento, por eso las victorias y derrotas no marcan nuestro rumbo, sí lo hace el desarrollo de los procesos”

En cuanto a su transición de atleta a Director Deportivo, el emblema rockero dice: “Durante mi etapa de deportista nunca imaginé estar desde este lugar en la actualidad, pero siempre fui lo suficientemente curioso para que esas experiencias hoy tengan valor real en mi trabajo. Sería ideal que los jugadores vayan capacitándose para estar listos cuando llegue el retiro, y ahí todos tenemos la responsabilidad de compartir lo que sabemos y mejorar día a día”. 

Para finalizar, el directivo de Quimsa indica: “Pude jugar en Europa y la Selección, y siempre tuve la intención de terminar mi carrera en el país y continuar ligado a nuestro básquet. Fui de los primeros en ejercer esta profesión, y en estos años creo haber evolucionado mucho, con errores y aciertos, pero con la satisfacción de que el club creció, se profesionalizó, concretó objetivos e instaló una manera de trabajo, así como los valores de esfuerzo, compromiso y pertenencia. Me tocó ser reclutado y dirigido por León Najnudel, soy un producto y un fanático de La Liga Nacional, y es un orgullo hoy poder aportar mi granito de arena”.

Prensa AdC