LNB · 20 de Julio de 2021

Instituto

Fede Elías se ilusiona con Instituto: "Con el equipo que tenemos podemos llegar muy alto"

El joven escolta, uno de los buenos valores de la pasada temporada, firmó con la Gloria para la 2021/22 de la Liga y habló de este gran paso en su carrera. "Me genera cosas muy lindas en la panza", dijo pensando en el plantel que confeccionó Victoriano, su nuevo DT.

Fiel a lo que indica el sobrio protagonismo que asumió en todos estos últimos años, Instituto de Córdoba confecciona un nuevo plantel de jerarquía para lo que será la temporada 2021/22 de la Liga Nacional. El objetivo para el elenco albirrojo es claro una vez más: ir a pelear por todo y ser competitivo en los frentes que les toque asumir. Por tal motivo, de la mano de Lucas Victoriano, su nuevo entrenador, empezó a rodearse de figuras.

Y uno de los nombres interesantes que incorporó fue el de Federico Elías. El joven escolta de 21 años es una de las grandes promesas de nuestro básquet, viene de hacer una gran última temporada con Bahía Basket (16,5 en puntos, 3,2 rebotes y 1,8 asistencias) y ahora dará un salto clave dentro de su carrera al firmar con la Gloria. En charla con Prensa AdC, se refirió a su cambio de aire, la charla que sostuvo con su Victoriano su nuevo DT y la filosofía que le inculcó Bahía en su formación.

- Indudablemente estamos ante un nuevo paso importante dentro de tu carrera. Instituto, con todo lo que representa en la Liga y los objetivo siempre ambiciosos que tiene, se transformó a priori en un gran desafío para vos.
- Muchísimo. Primero que nada estoy muy contento de venir acá, el mercado se hizo bastante largo, me llegaron varias ofertas pero para ser sincero cuando apareció lo de Instituto no lo dudé ni un segundo. Por el club, por lo grande que es y por la ilusión de que con mucho entrenamiento, trabajo y buen juego podemos llegar arriba, me motivó muchísimo y me cerró por todos lados. Es la primera vez que me voy de mi casa, así que no hay un mejor primer paso para dar que este club, y encima con un técnico como Lucas (Victoriano) que lo vengo siguiendo de temporadas anteriores y me gusta mucho cómo juega, el trato que tiene con sus jugadores y tengo las mejores referencias suyas. Me cerró por todos lados, por eso no dudé en tomar la decisión.

- ¿Qué te dijo Victoriano? ¿Qué fue lo que charlaron y qué planes tiene para vos?
- Cuando estaba casi todo cerrado de palabra me llamó Lucas para darme la bienvenida al equipo y para presentarse, porque si bien nos conocemos de la cancha personalmente no habíamos hablado nunca. Me contó un poco de cómo es él, de cómo le gusta entrenar y llevar al equipo durante la temporada, que me vio jugar el año pasado y que le gustaba mucho cómo podía insertarme dentro del equipo. Me dijo que tiene muchas expectativas conmigo, y que con entrenamiento y según cómo estemos después cada uno se ganará su lugar dentro del equipo. Diez puntos la charla que tuvimos, me encantó.

- Fuiste una de las figuras de la temporada pasada, por rendimiento pero también con el adicional de ser una de las mejores jóvenes apariciones de la Liga. ¿Qué te sucedió puntualmente para generar ese cambio?
- Sí, la verdad es que la temporada anterior, la 19/20, había tenido un buen cierre pero justo cuando había empezado a asomarme nos agarró la cuarentena por la pandemia. Desde ahí me propuse que para el arranque de la siguiente temporada tenía que estar al 120% física y mentalmente. Así fue cómo me preparé y mentalicé. Afortunadamente después las cosas se fueron dando, vi los resultados de eso. La metí, sumé recursos a mi juego y se vio el trabajo de todas esas horas que entrené con Pepe (Sánchez) y los demás entrenadores en el tiempo que pudimos entrenar hasta que se reanudó. La verdad es que también me regularicé mucho de la cabeza, tuve mucha constancia y siempre me mantuve tranquilo. Cada partido era un partido distinto, y cada defensa una defensa distinta. Sabía que con cada partido que pasaba había defensas que me iban a salir a buscar más, que me iban a querer tapar más el tiro, que tenía que salir a buscar más cómo anotar mis puntos. La verdad es que muy contento por cómo se dieron las cosas individualmente.

- ¿Y colectivamente? Más allá de cómo haya terminado la temporada para Bahía...
- Colectivamente me quedé muy contento por todos. Porque gracias a los minutos que nos dieron en Bahía Basket se abrió un portón para todos nosotros. Todos jugaron minutos importantísimos y de mucha experiencia. Quizá no todos sumaron desde los puntos, pero sí todos tuvimos experiencia dentro de la cancha y tiempo muy valioso. Eso fue tremendo.

- En este punto está claro que los objetivos los tienen muy en claro, que no se nublaron independientemente del rendimiento individual que hayan tenido cada uno de ustedes. ¿Cuánto influye en ustedes esa cultura que les baja Bahía como organización y equipo?
- Un montón, ni hablar. Yo creo que lo que mueve a un jugador son sus objetivos a corto, mediano y largo plazo. Todas las carreras son distintas y todos los jugadores somos distintos. Todo a su tiempo madura, cada uno madura su juego y su cabeza a su tiempo, y nosotros tenemos más en claro que cualquiera, por ver cómo es el mundo profesional real. Gracias a Dios nosotros tenemos eso porque por fortuna lo tenemos a Pepe, y valoramos eso un montón y exprimimos cada situación que tenemos al 100%. Y no solo los minutos de juego reales, sino porque también entrenamos más que cualquier equipo y más que cualquiera en todos lados. Sabemos la importancia que tiene y tratamos de exprimir cada minuto al máximo. La cultura que nos inculcó Bahía Basket es importante en esto. Cada uno de nosotros es un jugador dentro del sistema, no hay diferencia en nada: todos entrenamos por igual, todos comemos por igual y todos tiramos del mismo carro para adelante. Por eso es que cada uno de nosotros siempre está tan calmo, porque sabemos que lo tenemos que hacer en todo momento es dar nuestro 100.

- Y volviendo ahora al tema Instituto. Hay una base de jugadores que se repiten como Cuello y Chiarini, otros que regresan como Whelan y Romano... Gallizzi, Copello, vos... a priori un equipazo. ¿Qué sentís con la proyección de este equipo?
- Primero me generan cosas muy lindas en la panza, sé que con mucho entrenamiento y buen juego, con el equipo que tenemos podemos llegar muy alto. La verdad es que me motiva mucho, y tengo una gran ilusión de que podamos lograr cosas muy buenas. Pero te vuelvo a repetir, primero hay que arrancar desde abajo, entrenando muy duro y con la linda competencia interna de que cada uno se vaya ganando su puesto, y respetando su rol claramente. Lucas nos pondrá en su lugar a cada uno, siento que el equipo está muy bien armado y consolidado, pero también sé que con nombres solo no se gana sino que también hay que jugar bien.

- ¿Desde cuándo te ponés chip?
- Ya lo tengo recontra puesto, tengo muchísimas ganas de ya arrancar a entrenar y estar en Córdoba con el equipo, de conocer a mis compañeros y empezar a trabajar. A Gasti Whelan ya lo conozco personalmente pero a los demás todavía no los conozco, así que quiero empezar a verme con todo el equipo y poder formar un lindo grupo. Tengo muchas expectativas.

Fotografías: Marcelo Endelli / Liga Nacional

Bebida Oficial

Sponsor Oficial

Proveedor Oficial

Medios

Transporte Oficial