LNB · 23 de Septiembre de 2021

Boca Jrs. · San Lorenzo

Arranca el Súper 20: San Lorenzo-Boca y la vuelta del hincha tras 561 días

Boedo vuelve a vestirse de fiesta con el juego que marcará la apertura de la temporada. Duelo de históricos, clásico porteño, dos gigantes con realidades distintas. El análisis de ambos.

San Lorenzo – Boca

Día: Jueves 23 de septiembre.

Hora: 21.00.  TV: TyC Sports.

Estadio: Roberto Pando, CABA.

Tiempo de acción en la vuelta del básquet nacional. Después de 561 días y de luchar ante una pandemia, volverá a jugarse un partido de Liga Nacional con público. Mucho pasó desde aquel último juego con hinchas en la cancha, desde ese 11 de marzo del 2020, porque en el medio hubo que transitar momentos muy complejos, con una temporada sin finalizar y la otra terminada de la mejor forma con el esfuerzo y compromiso de todas las partes.

Pero hoy, luego de 1 año, 6 meses y 12 días, volverá a jugarse con hinchas y, claro, es un motivo de celebración. ¡Y qué mejor partido para marcar este regreso que un San Lorenzo-Boca! Dos históricos, de los clubes más grandes del país, con enorme popularidad y mucha tradición, en el deporte y en nuestro básquet. Partidazo. Un clásico porteño en el que se permitirá el aforo hasta el 70%. Mezcla de gratas emociones en la antesala a una fiesta, desde las 21, en el Roberto Pando y con transmisión de TyC Sports. La mesa está servida...

El juego inaugural enfrentará mucho más que dos barrios, Boedo y La Boca, sino que se tratará de un imperdible choque entre históricos. Duelo entre realidades diferentes: uno refundándose prácticamente desde cero y el otro sosteniendo la vara en su papel de candidato. Para hoy, la única ausencia será la del dominicano Eloy Vargas, que todavía no pudo sumarse a Boca.

San Lorenzo, el campeón defensor, ganador de las últimas cinco Ligas, ya no tiene el presupuesto de otrora y está en el desafío de rearmarse. Del equipo que logró el Penta hace unos meses ya no estarán Penka Aguirre (a Regatas), Vildoza ni Fjellerup (rumbo a Europa), Kevin Hernández (a Boca), Acuña (a Gimnasia), Nico Romano (en Instituto) ni Santander como DT. Una reestructuración profunda.

En esta renovación llegaron algunos jugadores interesantes a seguir. La vuelta al club de Matías Sandes dará presencia en el juego interior y experiencia, además de ese liderazgo para guiar al equipo. También el regreso a la Liga de Lucas Pérez en la base, más Corzo y Pérez Tapia, quienes llegan tras buenos años en sus equipos. Defelippo, de los pocos que siguen de la temporada pasada, viene de hacer un campañón en el plantel campeón y también será clave, complementándose con otros jóvenes con proyección como Facello, Cerminato y Rutenberg.

También se dio la llegada de Álvaro Castiñeira como entrenador. Un técnico de experiencia, conocedor y obrero con sus equipos, que intentará que esta versión 21/22 de San Lorenzo entregue esa vital cuota de sacrificio, filosofía del DT. La defensa será su pilar, lo innegociable, que no le anoten mucho para después adelante explotar las ventajas de sus piernas frescas, a rápidas transiciones y con ofensivas de 6-8 segundos. Equipo joven, con solo 4 mayores pero con varios pibes de experiencia ente los U23 y juveniles. Habrá jugadores que deberán experimentar el cambio de roles, que necesitarán asimilar la defensa como un principio total, y entendiendo que conceptualmente al Ciclón todavía le faltan piezas por sumar, en la búsqueda de 1 o 2 internos (extranjeros posiblemente) para fortalecer una zona en la que requerirá mayores garantías.

¿Qué se puede decir de Boca? Prácticamente fue el polo opuesto en el mercado. Si bien perdió algunos condimentos importantes como la solvencia de De Los Santos (a Oberá), la jerarquía de Leiva (a Riachuelo) o la versatilidad de dos foráneos como Tavario Miller y Tonny Trocha, salió al mercado para armar una vez más un equipo muy fuerte. El objetivo es volver a posicionarse entre los mejores, como en la última campaña en la que fue tercero.

Para potenciarse, el Xeneize mantuvo líderes y jerarquía con jugadores como Boccia (capitán), Leo Schattmann, Fede Aguerre y Manu Buendía, claves en su columna vertebral. En los fichajes consiguió el regreso de un pivote rendidor como Kevin Hernández, que viene de salir campeón con San Lorenzo; además de Leandro Vildoza en la base tras su gran año con Regatas; Tomás Cavallero; y dos extranjeros que prometen darle mucho, como Nesbitt y Eloy Vargas.

Gonzalo García seguirá siendo el DT y no es un dato menor. Es que, más allá de tener piezas de gran o mayor calidad, la presencia del entrenador de 54 años es sinónimo de un proyecto serio y con ambiciones. Van de la misma mano, desde esa filosofía de tener un equipo ordenado e inteligente, de saber cómo acomodar las piezas del rompecabezas y armar algo que puede dar que hablar. Este Boca promete ganar más tiro exterior y una mayor presencia dentro de la pintura, tanto en ataque como en defensa. Un protagonista cantado que ya se quiere parar firmemente como uno de los candidatos. Por supuesto, ahora será cuestión de rodar.

Algunos tomarán este Súper 20 como escenario de ensayo, en esa dinámica de probar y ver qué equipo terminan luego confeccionando de cara al 4 de noviembre, fecha en la que comenzará oficialmente la Liga. Sin embargo, este torneo previo se lleva muchos laureles y nadie querrá dar el brazo a torcer, ninguno de los veinte equipos, y ni San Lorenzo ni Boca serán la excepción empezando por esta noche.

Arranca la Liga. La competencia que cambió la historia de nuestro deporte sigue, cuando muchos otros deportes -y competencias- tuvieron serias dificultades e interrupciones a raíz de la pandemia que afecta al mundo desde hace más de un año y medio. El gran esfuerzo de todas las partes que componen nuestro torneo lo permitió, y ahora, con un escenario menos complejo pero sin bajar la guardia, adquiere una mayor dimensión todo ese compromiso y se festeja este inicio de temporada 21/22 con la fiesta del Súper 20. Con público y un partidazo.

Proveedores Oficiales

Sponsors Oficiales

Soporte Tecnológico