LNB · 11 de Mayo de 2021

Quimsa · Quimsa · San Lorenzo

Con Romano como MVP, San Lorenzo hizo gala de su poder colectivo

El ala pivote resultó el mejor porque encargó el espíritu grupal azulgrana. Fue el goleador (19 puntos), sin dejar de ser obrero. ¿Puede soñar con el Más Valioso si CASLA es el campeón?

Desde el minuto uno la concentración de San Lorenzo fue la clave. Ingresó a la cancha dispuesto a llevarse este tercer juego, con ímpetu, solidez, ganas y convicción. La figura fue el equipo aunque no se puede no enfocar en Nicolás Romano, el factor X de esta serie. Esta vez volvió a ser obrero, pero de lujo, siendo el goleador del Juego 3 y sumando méritos, por qué no, para ser el MVP de estas Finales, si San Lorenzo es el campeón...

El triunfo se sintetiza en el concepto colectivo, porque a partir de allí, el Ciclón se lució con todo su esplendor. Limitó a 31 puntos a Quimsa en el primer cuarto y convirtió 53. En este goleo de los de Boedo, Romano fue clave con 15 puntos en la primera mitad, con un 2-3 en tiro de tres puntos y 5-7 en tiros de campo. Los primeros ocho puntos de San Lorenzo salieron de sus manos. Claro está que no estuvo solo, porque Kevin aunque no sumó tanto en su cuenta personal lo ayudó a dominar en el juego interno y se notó la superioridad ante los internos del rival, Ismael Romero convirtió solamente 2 puntos y Leonardo Mainoldi, 0 en los primeros 20 minutos. 

Quimsa no jugó nunca cómodo, no fluyó en ataque, otro gran mérito de la defensa de San Lorenzo y de la muralla que construyeron sus internos. La presión se sintió en todo el campo y fue impecable. Romano aportó en velocidad y energía en ataque, desde pasar la bola también a sus compañeros para las penetraciones hacia al aro. La Fusión no se dio por vencido porque recortó en el tercer cuarto una distancia que llegó a ser de 23 puntos, donde las apariciones de Gramajo y de Romero fueron claves. Pero allí apareció nuevamente el interno dispuesto a despejar marcas y a luchar en el poste bajo ante tres defensores que le convirtieron falta para que el jugador capitalice con dos libres fundamentales cuando iniciaron los últimos diez.

Esta tarde el premio se lo llevó el equipo, porque más allá de la producción del juninense, todos sumaron: Roberto Acuña con 6 de sus 9 puntos en el cuarto final, José Vildoza como el máximo artillero con 22, Penka Aguirre manejando los tiempos y con 13 puntos en su cuenta personal, más las producciones de Maxi Fjellerup (13) y Hernández (10). Los cinco iniciales en doble dígito. Pero Romano insistió, empujó, luchó desde el perímetro para cortinar a sus compañeros y rápidamente adentrarse en la pintura. Con aplausos se retiró cuando faltan 3´ para el desenlace del encuentro. Con 27 minutos en cancha fue el segundo goleador con 19, con una efectividad excelente desde la línea de libres (5-5), un 2-3 en triples (66%) y un 4-6 en dobles (66%). Otra de sus aportes fue en la lucha rebotera, porque desde allí sumó 5, y 4 fundamentales en defensa. 

San Lorenzo está a un paso del penta. Un factor anímico que incidió claramente fue la ausencia de Mauro Cosolito en los fusionados  con un esguince en el codo. Robinson fue la resistencia de la Fusión como sucedió en el segundo punto. Pero más allá de todo esto, el mérito fue del tetracampeón, que está dispuesto a defender su corona a fuego. Ahora está match point, la historia no está escrita pero el jueves en Obras podría haber un nuevo campeón de la Liga Nacional y San Lorenzo quiere gritarlo. 

TV Oficial

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico