LNB · 08 de Mayo de 2021

Oveja Hernández: "Si no hay Liga se terminan los Campazzo, los Deck y los Vildoza"

El DT más ganador se sumó al streaming y brilló con su análisis sobre el estado actual del certamen y del básquet argentino. "Podés salir de esta Liga, ir a la NBA y jugar", dijo. #LaLigaenTwitch

Sergio Santos Hernández es uno de los nombres más destacados en la historia de la Liga Nacional. Entrenador récord con seis títulos en 19 temporadas, es una palabra más que autorizada para reflexionar sobre un básquet del que conoce cada rincón. Invitado a participar del streaming transmitido tanto en el canal de Twitch como en Facebook junto a Silvio Santander y Sebastián González, el prestigioso coach que dirigió durante la última campaña al Casademont Zaragoza de España dio cátedra como siempre. 

El básquet argentino vive épocas soñadas después de la despedida de la Generación Dorada y Oveja es parte importante de la historia, coach de la Selección subcampeona del mundo en China. Aquella producción, junto a sus acutaciones particulares, impulsaron el desembarco de tres integrantes en la NBA que exponen la buena salud del deporte nacional.  

Mientras Facundo Campazzo, Gabriel Deck y Luca Vildoza atrapan la atención tras sus respectivas incorporaciones a Denver Nuggets, Oklahoma City Thunder y New York Knicks, la Liga Nacional está celebrando unas finales apasionantes entre Quimsa y San Lorenzo que Oveja considera fundamentales para el futuro del básquet argentino: "Ojala pudiéramos ir todos mañana a la cancha, no podemos ir, pero si la podemos ver. Ojalá que mañana tenga récord de audiencia la final de la Liga, es lo que merece. Si no la vemos, se terminan los Campazzo, los Vildoza, los Deck. Si nosotros creemos que haciendo zapping, que cuando agarramos el control remoto, es para poner la NBA pero no lo usamos para ver la Liga, después la vamos a terminar pagando. Hay que ver básquet argentino, hay que seguir la Liga. Está todo bien que sepas con quien va a jugar Campazzo, pero mañana mirate la Liga, mirate la final. Te va a gustar porque la vas a pasar bien, los vas a ver competir como caballos porque somos argentinos, porque se juega bien al básquet, y porque es una manera de colaborar, para que sigan habiendo esos Campazzo que tanto te gustan"

Según Hernández, la situación actual de los argentinos en la liga más importante del mundo es una reivindicación de la Liga Nacional: "Salieron de nuestra Liga, los tres. Cuando Campazzo jugaba la Liga y la reventaba toda, Ginóbili la reventaba en la NBA y, si salía esa discusión, te decían 'pero no vas a comparar, esto es otra cosa'. Ahora, ese que no podías comparar, está en la NBA, jugando a grandísimo nivel. Podés salir de esta Liga e ir a la NBA y jugar. Esta Liga es muy buena, es formadora, es dura, es competitiva. Obviamente el paso por Europa te foguea, pero se hicieron acá, aprendieron acá, en los clubes de barrio que decíamos, en la Liga nuestra. Su mentalidad se hizo acá, su carácter se hizo acá. No nos olvidemos de eso. La Liga necesita apoyo. Necesitamos revarolizarla más. Necesitamos entender que la Liga es sagrada. Si bien es la punta de la pirámide, la base son los clubes de barrio. Hay que cuidar y mimar mucho a la Liga, porque es la que termina de darle el golpe a esos buenos jugadores que vienen de los clubes de base".  

La Liga es una usina constante de talento, una de las canteras más prolíficas del básquet internacional y los clubes de barrio son trascendentales en todas las historias de éxito de los jugadores argentinos. El incansable trabajo de los entrenadores deja un sello indeleble que hoy distingue a los exponentes nacionales en el mundo y Oveja destacó especialmene ese proceso formativo: "Tenemos muchos referentes en el país. A cada lugar que vas, hay escuelas de básquet. Hay escuelas de básquet que son de piso de lo que se pueda, abiertas, en cualquier lugar del país. Uno dice no van a salir jugadores de ahí, y si salen. Tiene mucho que ver el nivel de docencia que tenemos, en Argentina tenemos un amor por lo que hacemos, una dedicación, entrenadores de primer nivel en todas las categorías. Hay que sacarse el sombrero con los clubes".

Hernández será uno de los espectadores y vivirá con intensidad la serie entre la Fusión y el Ciclón: "Solo puedo ver la NBA como algo un poco más distractivo. Si me pongo a ver un juego, me pongo bastante analítico. Sea la hora que sea, aunque me ponga una picada o un mate, voy a estar analizándolo. Me gusta, es mi manera de disfrutar el juego. Vemos las cosas en el juego que es nuestra especificidad, que es la estrategia y la táctica"

Sobre el primer cruce, que finalizó con el triunfo de Quimsa, Hernández opinó: "Yo vi un juego muy parejo, muy parejo, pero me dio la sensación de que en ese primer juego, pocas veces San Lorenzo pudo sentir que llevaba el ritmo de juego. Se le veía incluso en su lenguaje corporal. Al Penka (Aguirre) se le nota en la cara, a José (Vildoza) se le nota en la cara, a Maxi (Fjellerup) y a Nico Romano lo mismo, tiene jugadores bastante transparentes, son jugadores que transmiten mucho lo que les está pasando por dentro, se notaba que no estaban cómodos. A Quimsa le pasaba lo contrario, fue un partido parejo, cerrado, podría haberse decantado para San Lorenzo, pero la realidad es que Quimsa se sintió dominador del juego desde que empezó hasta que terminó"

TV Oficial

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico