LNB · 07 de Mayo de 2021

Quimsa · Quimsa

Baralle: "En Quimsa aprendí el rol de un equipo ganador, me hizo mejor persona y jugador"

Figura en el primer round de las finales con 17 puntos y 12 de ellos en el último cuarto, el joven base de la Fusión habló sobre su maduración, dejó su lectura del primer juego y lo que viene para el combinado santiagueño. "Nunca pude saber lo que se sentía jugar finales, y hoy estoy viviendo un sueño", cuenta con emoción y alegría.

Franco Baralle la rompió en el segundo tiempo y fue uno de los máximos responsables de este primer gran paso que dio Quimsa. El joven base cordobés tuvo un determinante desempeño en la victoria por 75-68 ante San Lorenzo en el primer juego de las finales de la Liga Nacional 2020/21 siendo el motor de una valiosa reacción que tuvo su equipo cuando ajustó detalles tras un desfavorable tercer parcial en un último cuarto en donde pudo sacar un margen de diferencia en el tanteador. Su planilla de 17 puntos, 12 en el último cuarto, dejaron en claro su importancia.

Emocionado por estar viviendo sus primeras finales en la máxima categoría a los 22 años, pero muy cauto a la hora de saber que esta serie tiene un par de capítulos más por escribir, Baralle reflexionó con Prensa AdC acerca de sus sensaciones tras este 1-0 de Quimsa, la importancia que tienen en esta serie los armadores de juego como él, y su rápido pero muy bien asimilado crecimiento a través de este último tiempo que lo ha convertido en una pieza vital del elenco santiagueño.

- ¿Qué importancia tiene este primer juego?
- Era muy importante dar el primer paso y ganar el primer partido. Ellos vienen de ser los últimos ganadores en estos años y para nosotros fue muy bueno arrancar así la serie. La serie va a ser muy reñida, disputada y táctica. Nosotros tenemos que seguir haciendo lo que hicimos en toda la temporada porque eso es lo que nos llevó a quedarnos con el primer puesto de la fase regular, y mostrar esa solidez que tuvimos en todo el año.

- ¿Qué lectura te dejó el partido y cuál fue el momento donde empezaron a inclinarlo a favor de ustedes?
- Lo tuvimos que llevar un poco de atrás en el tercer cuarto porque tomamos malas decisiones en ataque, no pudimos establecernos en defensa y ellos nos corrieron mucho. Después, en base a buenos ataques y tomando buenos tiros, pudimos acomodarnos más y logramos defender bien en bloque, limitarlos en el pick and roll. Sabemos que ellos con Aguirre y Vildoza generan muchísimo, y también nos complicaron las corridas de Maxi Fjellerup, que a campo abierto es muy peligroso. Por suerte pudimos hacerlo muy bien y ahora ya estamos pensando en el partido que viene. Esto es muy largo. Mucha emoción, expectativas, ansiedad de ver qué sucederá, pero acá estamos mentalizados en el próximo partido.

- En la previa se hablaba de la importancia del duelo de bases que tienen con Penka-Vildoza. Y con Nico Copello superaron la primera prueba de fuego, con vos teniendo una segunda mitad de partido brillante. ¿Cómo se vieron cumpliendo la labor de conducir a Quimsa?
- Creo que no solamente con Nico se dio, sino que lo que se dio fue una cuestión que abarcó más a cada jugador en su respectiva posición, y ese crecimiento se reflejó tanto durante todo el año como hoy también. Con el correr de la temporada nos fuimos haciendo mejores entre nosotros, porque entendemos nuestro rol y el que mejor esté dentro de la cancha va a estar. Hubo algunos partidos que ha cerrado Nico, otros que me ha tocado cerrar a mí, y eso pasó en toda la temporada. Esto es parte de un equipo que aspira a grandes cosas, tener un rol asignado y cumplirlo, aceptarlo cuando a uno le va bien y cuando le va mal, y apoyar al compañero en todo momento. Hoy a Nico le tocó el primer tiempo y a mí el segundo, y contra dos grandes bases. Es muy motivante entrar a la cancha y medirte contra José que fue el mejor base de la Liga y con Penka que es un ganador y se llevó todas las últimas ligas. Si bien sabemos que son jugadores a los que se respeta por sus logros y aptitudes individuales, dentro de la cancha tratamos de no hacerlo, motivarnos con eso y poder demostrar que tanto Nico como yo también podemos estar a la altura.

- ¿Cómo es esa dúo con Nico Copello?
- Nos complementamos bien. Nico ha tenido una temporada muy buena, es un gran tirador y me alegra mucho por él. Fue mejorando, viene de la Liga Argentina, la temporada estuvo como segundo base en Quimsa y este año pasó a ser el base titular, y todo eso lo asumió con mucha soltura. Somos muy cercanos, compartimos muchas cosas más con este formato de la Liga por la pandemia dentro del cual me permitió conocer a una gran persona. Siempre que tuve algún problema o me iba mal en algún partido me apoyó y lo sigue haciendo, y mismo yo hacia él. Nos complementamos mucho.

- Uno no puede no hacer una retrospectiva a todos los cambios que tuviste en poco tiempo. Desde ese Atenas donde por lesiones empezaste a tomar minutos y compromisos, hasta pasar por la Liga Argentina con Rocamora, volver al Griego y llegar a un año en Quimsa que se entiende que fue un click en tu evolución. ¿Qué te sucede cuando mirás un poco para atrás a todo ese recorrido?
- Pienso que para mi corta edad me han tocado tomar decisiones que se me fueron presentando, y siempre traté de tomarlas con mucha convicción. En cada decisión que tomé lo hice tratando de estar seguro, como fue el irme a jugar a la Liga Argentina, o cambiarme del club en el que siempre jugué para pasar a Quimsa a lograr cosas más importantes, y siempre traté de ver eso con mucha convicción estando seguro. Los cambios siempre llegan y hay que saber tomarlos, cómo encararlos. Desde que llegué a Quimsa aprendí el rol de un equipo ganador porque nunca me tocó estar en un equipo que pelease por los primeros puestos y playoffs, así que dentro de eso fui planeando mi crecimiento dentro del equipo. Claramente me ha hecho un mejor jugador, sentirme mejor persona, de poder competir con mis compañeros de igual a igual para mejorar, algo que no se puede poner en valor porque es súper importante poder competir sanamente entre compañeros en pos de crecer. Siempre traté de hacerlo así, tomar cada decisión con convicción, confiando y sintiéndome bien conmigo.

- ¿Y cómo viste esa evolución desde el juego?
- El trabajo que hice desde chico con Atenas siempre fue bueno, eso es lo que nos fue forjando como jugadores y después fue cuestión de continuarlo obviamente a nivel individual. Eso no se negocia. Siempre hay algo para mejorar, en este caso yo siento que hay mucho más por hacer y eso me motiva más a seguir entrenando porque las única forma de lograrlo. Con el pasar de los días, la temporada y esa experiencia uno se va haciendo mucho mejor jugador. Ahí ya después de uno mismo, de su disciplina y autocrítica para tener ese crecimiento, y a mí me gusta ver todo eso para saber qué cosas debo mejorar.

- No es un detalle menor pero con 22 años estás atravesando tus primeras finales de Liga Nacional. ¿Internamente cuáles son las sensaciones que te inundan?
- Sí, esta es mi primera vez en unas finales y la verdad es que no me había dado cuenta que eran tan largas hasta ahora que las estoy jugando (risas). No me quiero imaginar lo que debería ser jugar al mejor de 7, esto es al mejor de 5 y ya se hace muy largo porque cada partido se hace muy difícil. Lo que viví y experimenté en estos últimos días fue muchísima felicidad, y estoy disfrutando de esta última etapa del año al máximo. Nunca pude saber lo que se sentía jugar finales hasta ahora. Dentro de mí estoy viviendo un sueño porque desde chiquito que iba al Poli a ver esa gran época de Atenas lo que más quería era estar ahí. Primero quería llegar a jugar en Liga Nacional, y después ya era poder jugar playoffs e instancias decisivas, jugar por cosas importantes. Por dentro soy muy tranquilo, cerrado, todo esto no lo logro hablar con mucha gente porque siempre soy de guardarme esas cosas por dentro, pero la verdad es que estoy viviendo un momento de mucho disfrute. Esto es un sueño para mí y cada día trato de agradecer por esto, uno nunca sabe si podrá volver a estar en este mismo lugar.

- ¿Cuánto se celebra esto hoy y desde cuándo ya se piensa en el segundo juego? ¿En qué cosas hay que trabajar para lo que viene?
- La verdad es que no hay mucho tiempo para festejar porque ya tenemos que pensar en el segundo partido. Esto es muy largo y no podemos quedarnos mucho con lo de hoy. Creo que el tema de los detalles va a ser clave en esta serie, y nosotros tenemos que mejorar muchas cosas en ese aspecto como son los pick and roll, sabemos que Vildoza nos ha hecho mucho daño y seguramente buscaremos ajustar para limitarlo más ya que es el principal generador por cómo lo juega. Tenemos que hacer hincapié en los detalles. Nosotros sabemos internamente que seguimos haciendo las cosas como lo hemos hecho durante todo el año nos va a ir bien, pero en estos partidos no es tan sencillo mantener ese foco en todo momento y nosotros debemos mejorarlo.

Fotografías: Marcelo Endelli / La Liga Contenidos

Multimedia Relacionado

TV Oficial

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico