LNB · 05 de Abril de 2021

Comunicaciones

Fierro: “Logré mis objetivos: crecer en mi juego y ser el máximo reboteador

El ala pivote analizó la clasificación a playoffs de Comunicaciones, los cambios y lesiones, las dificultades mentales del encierro en hoteles, el trabajo clave del psicólogo y, por supuesto, los motivos de su gran rendimiento.

Por Noelia Ortmann

Comunicaciones está en playoffs. Tras una temporada atípica para los 20 equipos,  el conjunto de Mercedes logró meterse entre esos 12 lugares de privilegio para disputar la postemporada. Paso a paso, el club que ascendió desde la Liga Argentina en el 2017 se consolidó en la elite del básquet nacional y ahora quiere ir por más.  Claro está que en este momento espectacular hay un gran protagonista insoslayable: Mariano Fierro. El ala pivote es la figura del conjunto de Ariel Rearte. Es uno de los líderes ofensivos (15.2) y se destaca en la lucha aérea, siendo el mejor rebotero del torneo (9.8, con 6.7 en defensa) y acumulando la mejor valoración de su equipo (segundo en la tabla general con 20.7). Pero no todo son números: Fierro sobresale por su trabajo silencioso para hacer que cada pieza funcione, por ayudar al compañero y por su jerarquía, su energía y su versatilidad. 

El jugador sabe que está en la antesala del momento más esperado, los playoffs en busca del título. En este mano a mano, nos habla sobre la actualidad de este Comu que logró recuperarse de un comienzo de nueve derrotas en fila y de su desarrollo y crecimiento personal a lo largo de estos años. 

-¿Cómo se preparan para afrontar los playoffs? 

-Fue una temporada brava para todos. Nosotros no la comenzamos de la mejor manera, el haber arrancado 0-9 nos jugó un poco en contra porque no nos llegaron los refuerzos que tenían que venir, tuvimos lesionados. Realmente no era lo que teníamos previsto, pero a medida que fue pasando el tiempo, el equipo se fue encontrando e incorporamos jugadores importantes que nos ayudaron a llegar este momento. 

-Mencionaste el arranque 0-9. Y tras esa racha inicial, ganaron seis seguidos, después tuvieron otra racha negativa de 0-8 y todo con  varios “parates” o etapas, entre los casos de Covid-19, fin de año, las ventanas FIBA. ¿Lo sentís de esa manera?

-Fue una temporada atípica. Ya con el hecho de haber jugado en una sola ciudad, y tantos partidos en una semana, el pensar todo el tiempo si había contagios, si se suspendía o no, muchos equipos tuvieron contagios y se tuvieron que reprogramaron juegos. Compañeros nuestros que iban a llegar, como te mencioné, pero no les fue posible salir de Estados Unidos por tema de papeles. Fue un año raro, nosotros tuvimos esa seguidilla de 0-9, después de 6-0, luego volvimos a tener otra racha negativa. A todos nos pasaron cosas, para nosotros es una alegría enorme haber clasificado a playoffs. Fue un año bastante duro. Confiamos mucho en el grupo, ahora es otro torneo. 

-Ustedes tuvieron una baja muy importante como fue la de Junior (Cequeira), el base titular del equipo y a partir de allí los recambios con Paletta, Cantero, la presencia en algunos encuentros de Cantón por Williams… 

-Claro. Con Junior tuvimos la mala suerte de que se lastimó en el comienzo del torneo. Nos jugó en contra porque era nuestro base principal, con experiencia. Lucho (Guerra) lo hizo bien pero quedó como único base. Después los jugadores que iban llegando y se incorporaban a la burbuja, no tenían momento de entrenar y justo llegaban a un equipo que venía perdiendo y eso se hacía más difícil. De a poco fuimos saliendo, el último tiempo tuvimos la suerte de tener el equipo completo, y se le hizo más fácil al entrenador, a nosotros mismos, empezamos a confiar más en el compañero que teníamos al lado y se nos dieron los resultados. 

-¿En dónde estuvo ese cambio en la mentalidad, en confiar más en el otro como me dijiste, lo trabajaron con Ariel (Rearte)?

-Nosotros en Buenos Aires teníamos un psicólogo deportivo. Tuvimos una reunión con él, todos juntos, y eso hizo que podamos liberarnos y soltarnos un poco más. El grupo siempre estuvo unido pero estar todos juntos las 24 horas en un hotel es totalmente diferente a una liga normal. 

-Me imagino que el estar tan lejos también de la familia, los amigos, los afectos, ahí la cabeza juega un rol importante…

-Sí. Desde septiembre que estoy viviendo en un hotel. Estar entre cuatro paredes tanto tiempo es bravísimo. Se le hace difícil a cualquiera. Y encima estar pendiente de que no se contagie un equipo, que no se frene la competencia, es difícil jugar en esas circunstancias. Pero lo sacamos adelante. El clic fue cuando nos quedaban doce juegos y estábamos anteúltimos. Tuvimos diez días que pudimos venir a entrenar a Mercedes, donde lo hicimos bien, ya con los jugadores que faltaban incorporados. Nos preocupamos en mejorar nuestro juego. En ataque sabíamos que si nos pasábamos la pelota y nos enfocábamos en que todo lo maneje Jordan, nuestro goleador, él iba a hacernos jugar. Empezamos de atrás para adelante y arrancamos con cinco triunfos de seis, para confiar más y  meternos en el pelotón para pelear los puestos de playoffs. El equipo se apoyó en cada compañero, confío más en uno y en el otro, levantamos el nivel y hoy en día somos un rival muy duro. 

-Si en el inicio del torneo veían la tabla de hoy, ¿era lo que esperaban o cuál era el objetivo inicial?

-El objetivo de Comunicaciones, que es una institución nueva en la Liga pero todos los años viene haciendo las cosas muy bien, era pelear los primeros puestos. La temporada pasada teníamos un equipo para luchar por el campeonato, en el último sprint del torneo habíamos ganado doce juegos y este año cuando se armó el plantel la idea era pelear también, tuvimos ciertos problemas como los extranjeros que no llegaron. A medida que fue pasando el tiempo la idea era estar en el pelotón de arriba. Pero es un torneo atípico, quizá no hay tanto tiempo para preparar los partidos, para entrenar. Lo importante y lo que recalco es que se logró desarrollar la fase regular, que todas las instituciones lo hicieron posible y los playoffs son un torneo para cualquiera del 1 al 12. Lo queremos afrontar de la mejor manera. 

-Obviamente que ahora será diferente, una instancia de definición donde seguro querés tener el aliento de tu público. 

-Al principio fue raro pero después nos fuimos acostumbrando. Todos quisiéramos estar con nuestro público, en nuestra cancha pero es lo que nos toca y agradezco que llegamos hasta aquí. Se ha hecho un esfuerzo tremendo. De los jugadores, los dirigentes, ahora empieza lo más lindo y cada jugador sea el torneo que sea, se prepara para pelear el campeonato. Del uno al doce puede haber muchas sorpresas. 

-Y vos de tu temporada en particular, ¿cómo te sentís en cuanto a tu juego, tu personalidad en la cancha? 

-Creo que uno con la experiencia que tiene va creciendo. Yo siento que mi juego ha crecido muchísimo en estos últimos cuatro años. He aportado otras cosas, yo siempre me he caracterizado por ser un jugador de equipo y más allá de eso he tratado de mejorar un montón de puntos que me ayudan a mí a mi crecimiento. Todos los jugadores, no importa la edad que tengan, siempre pueden mejorar diferentes aspectos. 

-Y es una constancia imagino también, ¿no?

-La verdad es que todos los años uno trata de superarse. Durante la pandemia estuve en mi casa mucho tiempo y nunca dejé de entrenar. Vengo hace tiempo intentando pelear el campeonato después de la última campaña que llegamos con Ferro a semifinales, desde ahí me propuse intentar salir campeón. El año pasado teníamos un plantel riquísimo que si no se terminaba la temporada podíamos pelear el campeonato seguramente. Uno mejoró mucho, a mí me pedían que haga puntos y hoy me encuentro dentro de los ocho goleadores de la Liga. En rebotes fui el mayor rebotero del torneo, ese era un objetivo que tenía en mi carrera, ser el máximo rebotero de la competencia y este año lo logré.

-Mencionaste que tu juego creció en estos últimos años. ¿Hubo un punto de inflexión, un momento en particular en alguno de los tantos equipos de los que fuiste parte que te dio más aprendizaje?

-En Ferro teníamos un grupo excelente, nos divertíamos mucho dentro y fuera de la cancha. Fue una temporada muy buena, porque todos lograron jugar en equipos importantes al año siguiente. En lo individual tomé mucha confianza, me divertí más. Fuera de la cancha estaba bien también a nivel emocional y eso influyó claramente. A partir de ahí,  me propuse siempre mejorar, soy una persona que entrena y se cuida mucho. Venía progresando en lo que respecta a los números y ahora ayudé mucho al grupo e individualmente estoy contento por lo que he logrado.

Fotografías: La Liga Contenidos

TV Oficial

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico