LNB · 27 de Marzo de 2021

H. Americano

Gabriel Piccato a corazón abierto: "Necesitaba jugar los playoffs"

Hispano Americano participará de la postemporada de la mano de una noche de récord para Kelsey Barlow, el goleador de la Liga Nacional. En una charla profunda con el entrenador del Celeste y de la Selección Argentina, hablamos de este logro para el club, del nivel del extranjero estrella, su visión de la Liga y más.

Por Lucas Leiva

Río Gallegos, el punto más austral de la Liga Nacional, está de fiesta. Hispano Americano consiguió una victoria épica este viernes luego de derrotar a Libertad de Sunchales por un emocionante 83-81. El triunfo vino de la mano de una noche legendaria de Kelsey Barlow, máximo goleador de la Liga y Superhéroe del Celeste, que firmó una labor superlativa: 48 puntos, con 17/28 en tiros de campo donde se incluyen sus 6/14 en triples, más 10 rebotes, 1 asistencia, 1 tapa y un abrumador 52 de valoración en poco más de 38 minutos. Hispano necesitaba una victoria para conseguir su boleto rumbo a los playoffs, y este pase se lo terminó dando Barlow en una jornada magistral.

Y así es como nos metemos en la intimidad que vive el equipo santacruceño. No han sido unas últimas semanas fáciles para este elenco que ha tenido que combatir ante las consecuencias de la situación sanitaria que aqueja al mundo: desafortunadamente hace días se detectaron algunos casos positivos en su plantel y por ello tuvo que reprogramar varios partidos para este tramo final del calendario de la fase regular. A Hispano todavía le quedarán dos partidos más antes de adentrarse en playoffs, este sábado contra Olímpico (27/3 a las 19:30 en el Héctor Etchart) y el próximo 3 de abril contra Quimsa (19:30 horas en el Templo del Rock), pero el objetivo ya está cumplido a pesar de los contratiempos que ha tenido que esquivar.

Lo cierto es que antes del triunfo de este viernes el panorama era de incertidumbre y de muchas dudas. El equipo venía en pleno ascenso hasta la reprogramación de sus partidos por positivos de Covid-19. Esto frenó su positiva curva dentro de la competencia y lo obligó a tener un cierre de calendario con varios partidos casi continuos dentro de la agenda con muchísimo en juego. El boleto a los playoffs era su gran sueño, una ilusión que finalmente se materializó hoy, con algo de sufrimiento mediante pero sabiendo que dependía de sus propias posibilidades para clasificar.

Un primer gran objetivo cumplido para Gabriel Piccato, entrenador de Hispano y de la Selección Argentina, que tras el encuentro de este viernes y la clasificación habló con Prensa AdC para reflejar sus sensaciones. El partido de Barlow, su nivel de excelencia, un equipo que siempre jugó como tal, que hizo méritos para consumar su misión, y su visión sobre la Liga Nacional dentro de esta competición de grandes talentos jóvenes emergentes que reafirman sus condiciones partido a partido.

- ¿Cómo estás después de lo de esta noche?
. Contento... contento de que pudimos clasificar. Sinceramente necesitaba tener la chance de poder jugar playoffs, te lo digo a nivel personal... y entendiendo también que el año pasado no fue una buena temporada para mí. Pero este año fue pelearla, tenía que ser así, y pudimos entrar. Y lo que hizo Barlow fue algo increíble, superlativo. Lo que hizo esta noche fue ponerse la capa de Superman.

- ¿De qué forma es manejar y llevar a un jugador como él? Esa cotidianeidad, la rutina, como persona...
. Es un jugador muy profesional en cuanto a su cuidado, a mantenerse siempre en forma, a tener rutinas y ciertos hábitos de entrenamiento. Después como persona me parece que es un chico muy amplio, va más allá de lo que es el básquet. Le interesan otras cosas como el cine, la escritura, es una persona que le gusta conocer la idiosincracia del lugar en donde juega, experimentar sabores, lugares... no es el clásico jugador extranjero al que le cuesta la adaptación sino todo lo contrario, porque él viene a ser uno más del lugar donde esté. A la hora de jugar es un anotador, generalmente lo hace a través de un volumen importante de acciones y donde generalmente los tiros más importantes suele encestarlos, algo difícil que debe de destacarse, comúnmente los tiros calientes los encesta. Y lo de hoy fue maravilloso, realmente verlo competir fue impresionante. No solo por sus puntos sino también defensas y rebotes. Y además a la hora de anotar es muy estético en sus formas, entonces ello le aporta una cuota más de elegancia, de belleza... y eso lo hace más interesante, parecería que se desliza casi sin esfuerzo, y en un segundo hace un salto y vuelca el balón por ejemplo.

- Me decías recién esto de que lo necesitabas... y no puedo no pensar en todo ese trabajo, en el esfuerzo, en el día a día del equipo, desde esa conceptualidad trabajadora que te define... ¿En algún punto viene de todo ese trasfondo a colación?
. Exactamente, y lo decía en primera persona pero esto es trasladable a todo el equipo por supuesto, y todo el esfuerzo que hemos puesto. Y dentro de una realidad difícil, dura, atravesada por una pandemia donde todos los equipos tuvieron que superar el adversario más difícil que fue el Covid, y nosotros no fuimos la excepción. Nosotros estamos saliendo de esa situación. Y obtener una victoria tan tempranamente y que esa victoria te permita la clasificación es un premio a todo el esfuerzo y a todo lo que batallamos desde el inicio. Como todos los equipos seguro, pero bueno, yo tengo que hablar de lo que hicimos nosotros.

- Y en este sentido, con los contagios, teniendo incluso un pasaje de la temporada donde tuviste cuatro bajas por diferentes situaciones entre diciembre y enero (NdR: Sansimoni, Cooper, Gallegos y Allende casi en simultáneo), acumulando partidos... afrontaron estas situaciones de adversidad y terminaron saliendo a flote. Con un equipo hacia un objetivo pero también acá con un jugador distinto como lo de hoy con Barlow.
. Y eso también es un reconocimiento también a las buenas personas, porque en definitiva todo lo que venimos hablando se resume a esto. Yo siempre digo lo mismo: para mí no hay jugadores nacionales o extranjeros, sino jugadores que integran un colectivo, un equipo, donde hay una idea primero y a partir de ahí hacemos ese estilo que es particular, único y diferente de un equipo a otro. Se puede sustentar solamente si hay buenas personas, y acá está el hilo conductor porque son todas muy buenas personas. No hay diferencias o por lo menos yo no lo noto entre nacionales y extranjeros, y eso es algo que dejamos claro desde el primer día. Y acá también se reflejó, hoy mismo, cuando llegábamos al banco y siempre había una palabra de aliento entre compañeros, de tranquilidad y seguir yendo hacia adelante. Es cierto que cuando Barlow está como estuvo esta noche, marca claramente el camino, no solamente desde la palabra sino también desde la contundencia de los hechos. Y esa es la mejor prueba, porque a las palabras se las lleva el viento, pero los hechos, lo que hace dentro del campo, hoy fue maravilloso desde todo el punto de vista y lo disfrutamos mucho. Igual que Mosley, y eso es algo que quiero destacarlo también. Hoy te lo digo con el diario del lunes, con el partido ganado, pero lo sufrí mucho, al borde de la frustración, pero su trabajo fue muy contundente. Fue muy bueno verlo. Si bien este es un juego colectivo, hay que destacar esto también porque en definitiva vos contas con una serie de compañeros para que puedas producir, y un adversario que se opone en mayor o menor medida, pero el último toque siempre es individual. Vos podés elaborar toda una situación donde haya un pase, una coordinación, un bloqueo, pero el último toque siempre es individual y en ese sentido hoy hubo dos jugadores que siempre se destacaron en eficiencia y en puntos, como Barlow y Mosley.

- A través de la temporada, te podías sentar a hablar con varios de tus jugadores y el ida y vuelta parecía muy similar: trabajo en equipo, ayudándose el uno al otro, pensando el lugar desde donde aportar más allá de tener más o menos minutos. Un sentido de altruismo del equipo a mi entender. ¿Ves que eso se asimiló también?
. Es que es así. Primero, para lograr ser altruista y comprender que el equipo es mucho más importante que uno, tenés que ser buen tipo y manejar valores, tenés que entender que el deporte que elegiste es colectivo y no individual. Después, de parte del cuerpo técnico y dirigentes hubo una estrategia de decir que Barlow iba a ser la piedra fundacional, y que en base a él íbamos a armar el equipo e intentar complementarlo. Apostamos por dos extranjeros, al principio tres pero por una cuestión de pandemia y demás decidimos cambiar el formato y sumamos a un nacional que entendiera adonde venía como Rodrigo (Gallegos), con una consciencia plena de buscar aportar. Por supuesto que siempre cada uno, individualmente, quiere un poquito más, pero entendiendo de que si el equipo llega el camino tomado es el correcto. Y así es. Carlos Buemo en un inicio de la temporada tenía un rol mucho menor, después asumió un protagonismo con eficiencia... Filippa que para que lo necesites está, jugando 30 minutos como lo hizo hoy o puede jugar sub15 con mucha calidad... pero siempre con esa vocación de querer dar.

- Esto de que cada uno se brindó en pos del equipo... también acá hay un mérito tuyo de cómo darle un giro a un equipo humilde que logra, incluso para el joven recorrido aún del club en Liga, algo tan importante como clasificar a playoffs con los contratiempos que veníamos mencionando.
. Es que en definitiva no hay otro camino. El entrenador no puede hacer, el entrenador es parte de... El entrenador es parte del equipo, no es el equipo, y al equipo lo hacemos todos. Si no tenemos ese espíritu de colaboración entre nosotros, de altruismo como marcabas, es mucho más difícil. Yo creo que cuando vos tenés recursos limitados, esa creo que puede ser la gran diferencia, sentada como base de la construcción en esa coherencia, honestidad de cumplir lo que se pacta desde el lado de los dirigentes. Entonces, si vos tenés buenas personas, tenés buenos dirigentes, un entorno honesto que trata de acompañar y sabe para lo que está, que a la vez quiere aspirar a un poquito más pero tiene miedo de que eso se vuelva en contra por una presión desmedida, y que cada vez que hay un problema se intenta solucionarlo independientemente de los recursos que se tenga pero sí teniendo mucha voluntad para querer hacerlo, y sumamos encima mucho trabajo... con todo eso es esperable que llegues a buen puerto. Es un todo.

- Bueno, esto que marcás a veces está solo desde el discurso, y eso tarde o temprano se cae o se genera algún cortocircuito. Algo que no le pasó a Hispano.
. Y es que encima ese cortocircuito generalmente llega en un momento importante, como podría haber sido el juego de hoy quizá. Entonces en vez de llegar con todo el deseo y el escenario favorable llegás con tu atención puesta en otro lado.

- Y ahora ya definido el objetivo, ahora a esperar cómo será el cruce y lo que depara a futuro.
. Sí, el desafío ahora es ver si podemos seguir creciendo dentro de este nuevo torneo que son los playoffs. Es la primera vez que en este formato Hispano logra poder jugarlo, se buscó, se trabajó para conseguirlo y se dio. Con cada pasito que das adelante la responsabilidad es mayor, se va a salir de ese lugar de cierta comodidad, y la historia ahora para la temporada que viene seguramente va a exigir un poquito más, y eso me parece que a nivel institucional te ayuda a crecer.

- Una de las últimas veces, a seis partidos de terminar la fase regular, decías que ganando 3 de los 6 que quedaban estaban adentro de playoffs sin depender de nadie. El cálculo, independientemente de cómo se fueron los otros resultados en el medio, fue cierto. ¿Te tenías esa fe?
. Era un cálculo presuntivo, no era con total exactitud porque al haber tanta disparidad de partidos no era certero. Pero nosotros pensábamos que si ganábamos el 50% íbamos a depender solamente de nosotros. Ese era el primer paso. Después, dependiendo de quién gane, se podía subir alguna posición. Y fue así. Nosotros perdimos contra Peñarol, pero aún así seguíamos dependiendo pura y exclusivamente de nosotros. Y ahí en el transcurrir en el tiempo se dieron algunos resultados que nos favorecieron para que siga dependiendo de nosotros. Porque por ejemplo, si ganábamos hoy clasificábamos que fue lo que pasó, pero de perder teníamos que ganar y esperar, y ahí nos poníamos en manos de Libertad de Sunchales. Si Libertad perdía contra Instituto y nosotros ganábamos uno de los dos partidos que nos quedaban, clasificábamos.

- Si Libertad le hubiese ganado a Comunicaciones el fin de semana pasado ya habían clasificado con ese resultado, más allá de estos últimos dos juegos de ustedes.
. Está bien ese cálculo, sí. Pero a mi me pasa, en ese sentido, que con los años uno va aprendiendo a poner la atención en lo que está al alcance de tus manos. Por eso siempre pregonamos esto durante toda la temporada: hacer la parte que nos toca, y eso nos va a dar la tranquilidad de que todo dependa de aquello que hagamos y dejemos de hacer. Entonces llegamos a esta instancia. Yo personalmente no estaba tan atento a lo que pasaba con los otros, porque sabía que lo que tuvimos que hacer lo hicimos. Después apareció esto del Covid que nos cambió mucho y aumentó la incertidumbre, porque veníamos en un buen momento, nos cambió la intensidad y teníamos la duda de saber cómo íbamos a volver. Tuvimos mucha suerte, los que transitaron el virus y los que estuvimos acompañando, fue parte de un proceso bastante liviano, sin complicaciones, porque no tuvieron fiebre ni problemas respiratorios, se pudo volver rápidamente y de buena forma. Entonces eso creo que nos ayudó un poco, sabiendo que hubo otros equipos a los que les costó más superar las secuelas de los contagios.

- A ustedes también los agarró en un momento bastante especial, ya peleando por ver si clasificaban y en el cierre de la fase regular, que parece que es más difícil todavía.
. Sí, nunca es buen momento tampoco. A nosotros nos agarró en un momento de definiciones, pero es todo tan complejo que uno nunca sabe cómo puede darse, y entiendo a su vez que si hubiésemos ganado en vez de perderlos a algunos otros partidos que tuvimos a lo largo de la temporada, quizá ya hubiésemos estado clasificados un poco antes. Y en esto que también tengo que decirte, como todos los clubes, que de parte de nuestra entidad madre la AdC nos sentimos protegidos. Porque la exigencia de los estudios es alta, y eso me parece que es lo que debe ser. Los jugadores que estuvieron en pista lo hicieron porque estábamos con la certeza que tenían el apto para desempeñar la actividad, y de hecho tardamos más tiempos porque las cosas hay que hacerlas bien y así te las exigen, con estudios previos y con la seguridad que debe ser, garantizando que respetaste todo el protocolo sanitario para el ingreso de esos jugadores. Porque la incertidumbre que vivieron los que contrajeron el Covid ha sido muy alta, transitar eso sin dudas que fue muy duro para ellos.

- Te cambio un poco el foco, y quiero centrarme en tu visión de la Liga Nacional hoy. Los jóvenes que han emergido, ante todas estas oportunidades, en este contexto, pero con un par de destacados muy saludables como por ejemplo Zurbriggen, Solanas, Lema, Lugarini y demás, y otras reafirmaciones y jugadores en ascenso como Gallizzi, Vildoza, Fjellerup, Ruesga... ¿Qué te genera ver todo esto?
. Creo que la competencia ayuda a que todo este talento se pueda desarrollar. Me parece que sigue estando ese hilo conductor por el cual se ideó la Liga Nacional. La idea era mejorar la competencia interna para que esa competencia interna mejore a los jugadores y que los jugadores que lo hagan excelentemente bien decante en tener una mejor selección. Y creo que ese proceso se sigue continuando a lo largo del tiempo. Bajó el promedio de edad porque también se amplió la cantidad de equipos, y eso permite que haya más jugadores que van pasando, que van subiendo de categoría. Esta competencia siempre ha sido difícil de jugar, de competir y de dirigir, eso siempre ha sido lo que marcó a la Liga Nacional. Porque también los entrenadores que te enfrentás fechas tras fechas siempre te ponen desafíos difíciles, donde le exigen al jugador una mejora cognitiva. No solo física, técnica y táctica, sino también la comprensión del juego, distintas tácticas según el escenario... el formato mismo de esta temporada para los entrenadores ha sido un desafío interesante, mismo para los jugadores... sintetizar y hacer un balance del partido que dejás, cerrarlo y al día siguiente jugar nuevamente, en días consecutivos... todo ese escenario, ese entorno, hace que aquellos jugadores que tienen las condiciones se desarrollen.

- ¿Te sorprendió alguno en particular?
. Veo muchos jugadores jóvenes, sí. Pero lo que más rescato es cómo crecieron en su mentalidad profesional. En cómo están mucho más meticulosos con el todo, con la alimentación, con el descanso, con sus rutinas de técnica individual, con intentar comprender el juego y sus detalles. Me he cruzado con jugadores con los que me tocó compartir ahora en la selección y notarlos con muchas inquietudes, de por qué había que tomar determinada decisión estratégica, de interiorizarse en cómo podemos atacar mejor según determinado escenario... queriendo saber el detalle de las cosas, no solamente dentro del campo sino lo que es fuera de la cancha. Y no solamente porque están en la selección, donde vos quizá ya sabés que ese jugador que llega a la selección ya lo tiene a eso y está como impuesto, por una cuestión de legado, de que llega por sus cuidados, por su alimentación y descanso, teniendo un escenario más meticuloso. Eso quizá era algo esperable dentro de la selección, pero ahora yo lo estoy viendo dentro de lo cotidiano, en cada club, y eso me parece que es un cambio interesante que posiblemente haya bajado de la selección hacia los clubes. Lo cognitivo es inherente, lo que pasa es que parecería que hay un mito de que el cerebro lo aporta el entrenador y la fuerza y el músculo el jugador. Y no, el jugador tiene una capacidad de entendimiento y comprensión altísima, no solo en el juego sino que además puede aportar en muchísimos otros lados. Y ese aporte hace también que el producto final como equipo sea mucho mejor. El entrenador por supuesto que usa la menta y elabora estrategia, pero el que conoce y siente el juego es el jugador, y puede tener un aporte importantísimo. Y en ese feedback se enriquece el equipo y el juego, entonces nosotros como entrenadores tenemos que estar abiertos a eso y los jugadores a no limitarse y a desarrollar también ese músculo mental. Eso se está viendo cada vez más y me parece que es un cambio muy interesante.

- La última, entendiendo que sos un apasionado de tu trabajo y que quizá si antes no te alcanzaban las horas del día ahora no sé cómo lo llevarás. ¿Cómo llevás ahora esa dualidad de roles entre la Liga y la Selección?
. Creo que aprendí con el tiempo a rodearme de más gente, a estar abierto al asesoramiento y a delegar. En la selección, uno de los motivos que me llevó a asumir el rol de entrenador, más allá del hecho de ser la selección, fue porque estaba rodeado de un grupo de personas que conocía, que sabía que tenía su apoyo y que iban a aportar todo el conocimiento que tienen. Entonces, si yo podía articular la relación y potenciar el trabajo interdisciplinario, íbamos a poder suplir cualquier falencia mía y la ausencia de un entrenador como Sergio (Hernández). Y en Hispano fue sumar dos asistentes, preparador físico, todo el cuerpo técnico y toda el área médica... Y eso con el visto bueno de la organización. Entonces así los desafíos son más probables de asumir y de asumir con éxito, porque estás mucho más protegido y arropado. Y si encima tenés en el caso de la selección el apoyo institucional y en Hispano el apoyo de los dirigentes, lo único que uno tiene que hacer es lo de siempre: trabajar de lo que nos gusta, lo que siempre hicimos. Entonces todo se centra en tu trabajo.

Fotos: La Liga Contenidos

 

TV Oficial

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico