LFB 22 de Marzo de 2021 | Berazategui

Jourdheuil, cuando la dedicación y el trabajo te transforman en MVP

Elegida como la MVP de la Liga Femenina, Agustina Jourdheuil es producto del esfuerzo, el compromiso y la pasión por el básquet. Su llegada a Berazategui en 2018 sirvió como disparador para catapultarse a una realidad brillante que vive hoy. Nos apoyamos y hablamos de ese momento de quiebre en su joven carrera.

Por Lucas Leiva

El liderazgo, la jerarquía y categoría, son condiciones que por su denominación tan elevada y lo que provocan, no están hechos para cualquiera. Requiere un proceso de trabajo muy profundo, desarrollarlo, una reafirmación constante y sostener esa vara en el tiempo. Parece fácil desde las simples palabras, pero es lo que se consigue como recompensa a raíz de toda esa labor, que se gana por una serie de argumentos. No es algo que se consigue solo porque sí, sino que está sustentado en una serie de cuestiones que se adquieren y reúnen a lo largo de un arduo camino.

Es el caso de Agustina Jourdheuil, la MVP de la Liga Femenina que hace apenas un par de horas acaba de ganar Berazategui. De esas jugadoras distintas que tiene la liga, tan desequilibrante como influyente en todo sentido, dentro y fuera de la cancha, en su equipo como capitana y líder del grupo, como así también en la cancha, como figura y factor decisivo. El carácter y la mentalidad lo forjan todo, y en Agustina, eso es clave.

Pero por supuesto que hay una parte de todo esto que no es innata. Sí es cierto que hay una parte prácticamente por naturaleza, que es ese carácter, esa actitud y hasta algo de la frialdad que tiene para definir partidos en momentos decisivos, como anoche en el duelo del título ante Rocamora donde fue sin lugar a dudas la gran figura. Mentalidad pura, para una jugadora que en paralelo combinó esa condición natural con un desarrollo brillante en su juego hasta alzarse como la destacada que es hoy.

La historia de Agustina y el básquet comenzó a los 8 años en el club Social Lanús, ubicado a tan solo un par de cuadras de Atlético Lanús, institución que luego se convirtió en su segunda casa y donde realizó todo su proceso de formativas. A todos lados, la presencia de su abuela, que la acompañaba a cada entrenamiento y en cada partido, Jugó varias finales y ganó títulos con el Granate, pero de esa joven Jourdheuil sin dudas que hubo un cambio radical a través de estos últimos años.

"Me decidí por el básquet porque hubo algo que me llamó. Mi abuela, desde premini hasta primera, venía en el micro acompañándome siempre, no importa si era local, visitante, llueva o lo que fuese. Si bien en Lanús tuve muchas finales, donde gane y perdí campeonatos, tuve en algunos años más participación que otros, y hacer ese cambio de club, que me costó muchísimo después de estar tantos años y habiendo compartido tanto, llegar a Berazategui fue mágico. Lo digo y se me pone la piel de gallina", comienza explicando la ala pivote de de 1,79 metros y 26 años (nació el 14 de junio de 1994).

Agustina es la capitana del equipo y a su vez es la líder, la referente de este Berazategui que sumó una nueva estrella a su vitrina. Son dos cosas que van por caminos diferentes, porque el liderazgo se trata de la credibilidad y confianza que sus compañeras y todo el Depo tiene en ella. No se trata solo de un cargo, sino de lo que promueve a través del ejemplo, como modelo de trabajo y como un espejo para todos, lo que en este caso se asimila a las características de un club de barrio que también ha crecido a pasos agigantados en poco más de una década. Se trata de compromiso, trabajo, dedicación y esfuerzo.

Su recorrido en el club de Calle 11 comenzó en 2018, convocada por Juan Ferreira, técnico del equipo que en ese entonces estaba necesitando sumar al club a una entrenadora de minibásquet y una jugadora. El entrenador español decidió que ella era la indicada, y no se equivocó en absoluto, porque desde entonces Berazategui y Agustina comenzaron a crear un vínculo emocionante.

"Conocí otro costado del deporte como jugadora y otra enseñanza como entrenadora. Me abrieron las puertas, me dieron un lugar importante, empezar a vivir esto que tanto me gustaba de una forma profesional. Si bien lo digo siempre, el Deportivo es un club de barrio y que cada cosa que se hace, cada participación en algún torneo, cada viaje, hay muchísima gente, familias, que se mueven para que no nos falte nada... un trabajo en equipo que es para sacarse el sombrero. Y eso fue el fiel reflejo de cómo intentamos llevarlo al juego. Quedó demostrado que cualquiera del equipo se arremangaba y empezaba a llevar el equipo adelante", dice la capitana con orgullo y entendiendo que todo lo que puede verse de este club y equipo es a raíz del arduo trabajo.

Jourde tiene ese sentido de compañerismo, de pertenencia y con los mismos valores que todo Berazategui, porque no es un caso aislado sino que, como hemos referido en alguna otra oportunidad, estamos ante un equipo altruista y sin egoísmos. Y todas las protagonistas se ajustan a esto, desde aquellas que llevan mayor cantidad de años en el club (caso Juja Vázquez o Celeste Cabañez) hasta las últimas que llegaron, desde las jóvenes (aquellas que llegaron en los últimos 2-3 años como Sofi Wolf, Cande Gentinetta, Vico Gauna y Laila Raviolo) como así también las hermanas Armesto.

Lo de Jourdheuil también pasa por una cuestión de desarrollo y evolución de juego. Porque su juego también tuvo una mutación tremenda. Anoche en la final la rompió, con 17 puntos (2/6 en triples, teniendo en cuenta que anotó un bombazo clave para empezar a encaminar el triunfo en los últimos minutos) además de bajar 4 rebotes y registrar 1 recupero en 30:13 minutos. ¿Sus números de temporada? 12,5 puntos, 6,9 rebotes, 2,0 asistencias y 2,2 robos en 29,3 minutos para arrojar un 15,6 de valoración. Excelencia pura y rindiendo acorde a una definición.

Consultada por este salto de calidad que vive, entendiendo que a lo largo de estos últimos años ha mostrado un desarrollo personal fantástico, Agustina explica que la mentalidad es un factor determinante para esta evolución en su juego. Acá también hace referencia sobre el clima y lo que ha permitido el club como escenario de crecimiento. En todas sus bases.

"Creo que todo pasa por la cabeza. Cuando estás bien y te sentís cómoda en un lugar es muy lindo, se vive de otra forma. Y todo eso se lo intento transmitir a las nenas, para que puedan llegar a apreciar lo que es el club de verdad. Entrenamos toda la cuarentena por Zoom, y cuando te digo toda la cuarentena fueron los ocho meses real, y eso quedó plasmado, sin lugar a dudas. Es una locura la gente. Y te digo una pavada quizá, pero el club teniendo la posibilidad de contratar extranjeras apuesta a nosotras, a las pibas, a las inferiores. Es hermoso, realmente no sé si me alcanzan las palabras para describírtelo y definirlo".

Y agregó sobre su juego y su evolución, detallando incluso que algunos cambios también la llevaron a correrse de la posición de ala pivote a jugar varios minutos como alera, un rol donde también cumple y se destaca.

"No me podía quedar con el juego que tenía, tuve que proponérmelo y yo soy bastante especial, exigente. Cambié mi físico, tuve que empezar a jugar más de frente y fueron cosas que hicieron que tenga entrenamientos extras. Esto es seguir mejorando constantemente, porque si uno se queda con lo que sabe en algún momento se estanca. Me ayudó mucho esto de pasar a jugar de 3, que tuve un montón de minutos jugando así el fin de semana, aunque todavía me cueste un montón defender a un perimetral y es una de las cuotas pendientes que tengo. Pero bueno, paso a paso, esto es seguir mejorando como decía".

Gonzalo Gómez coincide con esa mentalidad de otro nivel y esos nervios de acero propios de Agustina. El disparador resulta aquel triple que encestó anoche restando 7:32 para finalizar el partido, lanzamiento que dejó a Berazategui tres puntos adelante en el marcador (49-46). Segundos después una acción de 2 + 1. Rocamora no volvió a pasar adelante en el marcador tras esa jugada, y el entrenador del Depo explica esa frialdad de Jourde para tomar responsabilidades enormes en momentos calientes y resolverlo con soltura.

"Agus es determinante, tiene sangre fría. La tira y nosotros confiamos mucho en ella. El equipo responde siempre pero ella nos marca un poco ese termómetro. Tanto en el 2019 como en esta Liga, cuando ella funcionó el equipo responde de otra manera, por eso es la capitana. Nosotros siempre queremos jugar mejor, algo que no pudimos hacer en el torneo y nos costó, pero ella es determinante. Su sangre fría para tomar esas decisiones. Ese triple, después el posteo donde hace foul y gol... es clave, con su dedicación y sus ganas. Me pone muy contento por ella, porque sé de todo su esfuerzo. Siempre empujando para adelante. Feliz por su logro, por ella, porque se lo súper merece. Por eso ese abrazo, porque también lo entiende, siendo entrenadora a su vez... es un fenómeno", cuenta Gonzalo.

Nos trasladamos a España por un momento, donde Juan Ferreira le dedicó unos minutos a esta actualidad que vive Jourdheuil. Por supuesto que el técnico pamplonés es determinante en este cambio para Agustina, porque fue quien la convenció de mudarse de club y porque a partir de ahí comenzó a gestarse una fuerte relación entre la jugadora y la entidad aurinegra. Con Ferreira, Agustina y Berazategui ganaron el Clausura de la Liga Femenina en 2018, y ya en el Apertura del 2019 los éxitos siguieron de la mano de Gómez. Juancho, hoy dirigiendo en la Liga EBA, recuerda un poco aquel momento donde la fichó.

"¿Qué puedo decirte de ella? Agustina es una jugadora que siempre me había gustado. Había intentado ficharla en 2017 y me dijo que no porque iba a jugar Liga con Lanús. Ella no se esperaba que la llamase al año siguiente. Le dije que había una oportunidad y que la quería en el club. No había mucho dinero en ese entonces, pero además de lo que era y es como jugadora que siempre me encantó, tenía a su vez ese perfil como entrenadora que buscábamos, entonces cubría los dos aspectos. Ese 2018 fue fantástico, como personal y en lo colectivo, se sintió muy cómoda. Le dimos la importancia que merece y se sintió bien, y ahí creo que fue que tuvo el clic. Después la historia reciente, ya que con Gonzalo y con el club la relación ha ido creciendo. Mira lo que es ahora".

Sobran argumentos para explicar este momento de la flamante MVP de la Liga Femenina. Desde el carácter y su personalidad, algo que ya venía vislumbrándose desde muy joven, para luego también generar esta explosión desde lo deportivo, desde la mentalidad que tiene para jugar y el despliegue dentro de la cancha. Como compañera, como líder, como referente y como esa pieza determinante en los momentos clave, Jourdheuil atraviesa una realidad que asombra apoyada en talento pero también en lo que genera un club y un equipo que también son su familia. Y eso se nota en cada momento en el que puede plasmar todo ese carácter y nivel de jerarquía.

Fotos: La Liga Contenidos

Multimedia Relacionado

Sponsor Oficial

Bebida Oficial

Medios

Medios

Transporte Oficial