Liga Argentina · 12 de Junio de 2019

San Isidro (SF)

"Hay toda una ciudad que nos está acompañando"

Sebastián Torre habló sobre la llegada de San Isidro a las Finales de la Liga Argentina y el momento histórico que atraviesa la institución cordobesa. Determinante con su mano para guiar desde el banco a los Halcones Rojos, el entrenador palpitó todo lo que se avecina.

Por Lucas Leiva

San Isidro vive un momento soñado con la que es su primera llegada a las Finales de la Liga Argentina. En 13 temporadas disputadas dentro de la categoría, esta ya es sin dudas, este arribo a la definición del certamen, con el agregado de que estará en juego la lucha directa por el ascenso a la Liga, marca la mejor temporada de los Halcones Rojos a nivel histórico. Detrás de este logro hay mucho sacrificio y trabajo de todo un club que desde hace varios años arrastra esta ambición.

Obviamente que todavía falta dar ese último paso, esa estocada final que comenzará este viernes en la serie definitiva contra Platense. Después de coronarse campeón del Norte el domingo pasado ante Barrio Parque y tras un intenso recorrido durante toda la temporada, llegó el momento de la verdad para San Isidro que ahora intentará cristalizar sus sueños de Liga. Delante estará el Calamar, con la misma obsesión y deseo.

Uno de los grandes pilares de esta histórica campaña de San Isidro es su entrenador, Sebastián Torre. El joven técnico cordobés llegó a San Isidro para renovar las aspiraciones de un club que venía de quedarse afuera de los playoffs la temporada pasada, pero en este primer año con los Halcones Rojos logró resultados brillantes y hasta registros récords para el equipo dentro de esta categoría.

Torre llegó como una interesante apuesta. Después de varios años en el Torneo Federal, el entrenador que comenzó su recorrido profesional dentro de Regatas Uruguay fue construyendo toda una trayectoria que a pesar de su juventud resultó ser importantísima. Tiene mucho por delante, ya que con 34 años aún le queda un gran camino por transitar, pero dentro este lapso, y recordando que la temporada pasada dirigió a Oberá, logró edificar desempeños sólidos que hicieron que San Isidro confíe en sus habilidades. 

- ¿Cómo te encuentra toda esta situación de llegar a una final de Liga Argentina con todo el mérito y peso que tiene esto?
- Creo que si en un torneo de 28 equipos te encontrás jugando la final es altamente meritorio. No diría que es algo impensado porque elegí el personal que consideré adecuado, pasando tanto por los jugadores como también por el cuerpo técnico, y en esto está el ejemplo de Matías Lugones que me acompaña desde Oberá y es un gran entrenador, para encarar un torneo tan duro con las espectativas altas. Y estar a la altura de todo esto sin dudas que me llena de mucho orgullo y satisfacción.

- En lo personal también vivís un año especial.
- Sí. El haber estado en el radar de una institución que siempre trató de contar con entrenadores de jerarquía, como (Daniel) Beltramo y (Osvaldo) Arduh quienes son referentes de cualquier entrenador cordobés de mi edad, para mí resulta ser un verdadero orgullo todo esto. Devolverles a los dirigentes y al club la confianza que me dieron con los resultados que estamos teniendo esta campaña me da mucho placer.

- Quizá viviéndolo más en el día a día con San Isidro sabrás expresarlo mejor, ¿Cómo se vive esto en el club?
- La gente del club, tanto dirigentes como todos los empleados y los hinchas también, están muy felices. Hay un trabajo diario y muy arduo de todas las partes. Hay toda una ciudad que está acompañando y eso se percibe. San Isidro vive un momento hermoso y sin dudas que los dirigentes lo están disfrutando mucho, porque trabajan para que estemos al día y nos dan las condiciones para trabajar cómodamente. Nada de esto es solamente del cuerpo técnico o de los jugadores, porque siempre lo que se consigue es equipo. Este momento es de todos.

- En este sentido, la evolución del equipo a lo largo del año también fue una de las grandes virtudes que tuvieron. ¿Cómo notaste ese crecimiento y cómo lo ves hoy en día?
- El equipo está bien. Salió fortalecido de cada serie que nos tocó afrotnar. La serie que tuvimos contra Hindú fue tremenda y eso nos lleno de confianza. Nuestro carácter estuvo firme. Sufrimos lesiones largas de jugadores y no nos desesperamos por salir a buscar a ningún jugador porque confiamos en lo que teníamos. Siempre apareció el momento de algún jugador en alguna parte del torneo. No tenemos jugadores que aparecen punteando estadísticas individuales, y eso habla que colectivamente siempre estuvimos bien. Elegir bien el personal es donde los equipos empiezan a forjar gran parte de una "buena o mala" campaña, y en esa elección estamos muy conformes. Los jugadores se dejaron entrenar y pusieron todo para que hoy se vea ese equipo que cuando parece que todo viene cuesta arriba saque algún manotazo y vuelva a flote.

- ¿Cómo ves las Finales contra Platense?
- La serie contra Platense va a ser durísima. Vamos a enfrentar a un equipo con un entrenador que conoce mucho a la institución y que con diferentes planteles siempre peleó arriba. Es la primera que no arrancamos de local y para nosotros eso va a ser una experiencia nueva, pero a su vez lo tomamos con total normalidad. Jugar bien a cualquier cancha depende de nosotros, más allá de que es cierto que hace bastante estamos jugando a cancha llena de local. Y en ese sentido la gente está apoyando al equipo de manera maravillosa.


Fotografías: Gentileza Prensa San Isidro

Bebida Oficial

Sponsor Oficial

Proveedor Oficial

Medios

Transporte Oficial