Liga Argentina · 11 de Junio de 2019

San Isidro (SF)

"Estamos viviendo un momento maravilloso y soñado"

Juan Rodríguez Suppi habló sobre la llegada de San Isidro a las Finales de la Liga Argentina, analizando la dura serie ante Barrio Parque, la temporada del equipo y palpitando lo que se viene en la definición contra Platense.

Por Lucas Leiva

La llegada de San Isidro a las Finales de la Liga Argentina resulta un hecho histórico. Para la institución es haber alcanzado un objetivo soñado, que si bien todavía no se materializó en el premio máximo que todos anhelan, el ascenso, esta sin dudas es la mejor campaña del club a lo largo de su historia dentro de la Liga Argentina.

Los Halcones Rojos disputaron un total de 13 temporadas dentro de esta categoría y la actual 2018/19 ya puede quedar marcar como a la que más lejos llegó. Allá por 2001/02, con un formato distinto al actual y en el antiguamente denominado TNA, el equipo de San Francisco llegó a semifinales del torneo, pero esta es la primera vez que arriba a una definición. En esta instancia, la ilusión del ascenso está a tan solo unos pasos, pero esa ya será una historia que comenzará a escribirse desde el próximo viernes en la serie decisiva ante Platense.

San Isidro tuvo varios actores determinantes dentro de esta campaña para el recuerdo, y Juan Rodríguez Suppi sin dudas que ocupa un lugar clave dentro de estos protagonistas. El base entrerriano de 1.78 metros y 27 años (nació el 1° de julio de 1991 en Santa Elena) está sosteniendo una temporada importantísima, que está englobada por el éxito y la sintonía grupal pero que también tiene respaldo en su calidad y capacidad de juego a la hora de manejar los hilos del equipo.

Lo demostró recientemente en el Juego 5 definitivo de las finales de conferencia contra Barrio Parque. En una noche intensa, plagada de emociones y frenética, el santaelenense firmó una planilla brillante: 26 puntos, con 4/6 en triples (6/6 en libres), más 4 rebotes, 4 asistencias y 24 de valoración en 34:12 minutos.

Suppi además promedia números muy interesantes en San Isidro (13.0 puntos, tercer máximo anotador del plantel, 2.6 rebotes, 3.5 asistencias y 1.6 robos en 33.2 minutos), y como le pasó a muchos de los integrantes del equipo de esta temporada, llegó este año al club para contagiar a la gente y un poco renovar el preso que históricamente siempre ha tenido la institución dentro de la Liga Argentina. Objetivo coronado, ya que no solo la gente se enganchó con el equipo desde el primer momento sino que además llegó a las presentes finales de la temporada. De eso y más, Juani dialogó a continuación.

- ¿Cuáles son las sensaciones que tienen hoy como equipo con todo esto que pasó en las últimas horas?
- Estamos viviendo un momento maravilloso, soñado. Si vos me preguntabas a principio de temporada si iba a pasar algo así la verdad es que no lo imáginabamos. Sabíamos que teníamos un buen plantel, pero de ahí a lograr lo que hicimos el domingo, de meternos en una final de torneo, era impensado para cualquiera de nosotros. Nos fuimos poniendo objetivos a corto plazo. Tratamos de tener un primer objetivo que en diciembre era estar entre los primeros cuatro y después intentar terminar la fase regular entre los mejores tres puestos. Después sabíamos que los playoffs son un torneo aparte y teníamos que ir paso a paso.

- Recién hablabas de cómo fue dándose el proceso y los objetivos impuestos como equipo. ¿Cómo recibe San Isidro esto de conseguir algo histórico a nivel club? Quizá vos viviéndolo más en el día a día sabrás ese sentir.
- Cuando llegamos a San Isidro sabíamos que venía de una mala campaña el año anterior. El objetivo era consolidar un buen grupo y un buen equipo, lograr química y tratar de que la gente se contagie, que vuelva a la cancha como lo hacía en sus viejas épocas. Sabemos que San Isidro viene apostando hace varios años al básquet y este año gracias a Dios se pudo llegar a una final de torneo que no es poca cosa. Ser campeón de la Norte, en una conferencia que año tras año es durísima, que tiene grandes equipos y grandes planteles, algunos equipos con mayor presupuesto que nosotros... no es poca cosa. Ahora estamos viviendo un sueño, y vamos a disfrutar al máximo las Finales. No se llega a este lugar todos los días. Ahora ya pensando en lo que va a ser Platense, que sin dudas es un rival durísimo. Tenemos que tomarlo con total seriedad y compromiso porque así lo amerita la situación.

- Personalmente también estás apoyándote en un gran año, siendo uno de los más destacados del equipo y con tu cuota infaltable de calidad. ¿Desde lo personal cómo lo vivís?
- La verdad es que no me pongo a pensar mucho en lo individual. Trato de vivir y disfrutar del día a día, de crear un lindo clima junto con mis compañeros. Si bien el equipo nunca dependió de un solo jugador, creo que todos los jugadores tuvieron su momento dentro de la temporada. Algunos con más protagonismo, otros con menos, pero tratamos de entender cada uno su rol, de que hay que sacrificarnos por el compañero para lograr un objetivo. Y se pudo lograr. Más allá de que siempre puede haber una discusión o un problema durante una temporada, porque no todo es perfecto, pero hemos podido acomodar los roles de cada uno a lo largo del tiempo, de ir entendiéndonos, de lograr buena química. Eso hizo que hoy el equipo se encuentre en una situación inmejorable. Hemos salido de muchas malas, y eso creo que hace fuerte al grupo. Pasamos una temporada regular hermosa, durante la mayor parte del torneo hemos estado en la punta, y siempre tratamos de ir a cada entrenamiento dejando todo. Este es un equipo súper competitivo donde todos quisieron siempre ganar sus minutos, y eso es lo que ayudó para ir elevando la calidad del equipo.

- Ante esto, está a la vista que lo grupal fortalece lo individual, y ese respaldo imagino que te hace construir noches como la del domingo en el quinto partido.
- Sí, por ahí no lo pienso mucho. Mis compañeros y el cuerpo técnico me dan mucha confianza para tomar las decisiones que tomo. Hace tres partidos que por ahí no me venían saliendo las cosas, pero gracias a Dios en el partido del domingo, en el quinto punto contra Barrio Parque, finalmente salieron las cosas y le sirvió al equipo para ganar. No es que me ponga el cassette, es la realidad. Estamos todos muy contentos y felices por esto, y agradezco a Dios, al equipo y al cuerpo técnico por darme el espacio para poder tomar decisiones con libertad.

- Pensando en las finales, hay una carga emotiva extra por todo lo pueden vivir en ambos bandos.
- Primero que nada quiero agradecer a toda la gente que de a poco se fue contagiando, que nos fue apoyando partido tras partido. En la temporada regular también vino mucha gente, y obviamente que en las instancias finales cuando todo te va bien es mejor. Pero esto que hoy vivimos también es gracias a toda la gente de San Isidro, a los dirigentes, porque estamos muy cómodos y pudimos trabajar de la misma forma durante toda la temporada, nunca nos faltó nada. Después es como te decía, esto es disfrutar del momento que estamos atravesando, de saber que no pasa todos los días y valorarlo. Ojalá que Dios nos acompañe un paso más.


Fotografías: Gentileza Prensa San Isidro

TV Oficial

Sponsor Principal

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

La Liga Contenidos

Medios

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico