Informes Especiales · 15 de Diciembre de 2017

· D. Viedma · Libertad · Platense · Villa S. Martín

El objetivo enamora

El flechazo es letal y el objetivo enamora. La mirada de reojo al Súper 4, a sabiendas de lo difícil que sería clasificar, trocó en ilusión por obtener el primer título de la temporada y soñar con la plaza Sudamericana. Libertad de Sunchales y Platense se sumaron esta semana a Deportivo Viedma y a Villa San Martín de Resistencia. Sus historias para llegar hasta allí.

En La Liga Argentina los objetivos conviven, se entremezclan, se acumulan y retroalimentan. No hay paz, no hay momento para relajarse y siempre se juega por algo. Aunque parezca una frase hecha, es así. Con la primera etapa en recta final, ya asoma la segunda parte con su fixture y mientras hay cuatro equipos que aseguraron su pasaje al novel Súper 4 que llegó para hacer añicos la habitual monotonía de inicio de año.

Enero traerá calor, el fin del receso por las Fiestas y el reinicio de la actividad, pero también regalará una chance de pelear por la Liga Sudamericana, y así como ya se analizó todo lo bueno de Deportivo Viedma en la Conferencia Sur y de Villa San Martín en la Norte, es el turno para los otros dos ganadores de grupo, Platense en la Conferencia Centro Sur y Libertad de Sunchales en la Centro Norte.

Como en casi todos los casos, el Súper 4 era un objetivo que se miraba de reojo, casi a sabiendas de la gran dificultad que representaría llegar hasta allí, con el desafío superador que resulta ser construir un equipo en apenas un puñado de encuentros. Eso sí, después el flechazo es letal y el objetivo enamora.

Pero mejor que la historia del Calamar y del Tigre la cuenten los protagonistas.

“El plantel se armó con buenos nombres y estamos trabajando para ensamblarlos y formar un equipo. No teníamos al Súper 4 como objetivo principal en el inicio de la competencia, porque creo que el objetivo de todos los equipos es el ascenso. Es algo que no se dice abiertamente pero no somos tontos y sabemos el material con el que contamos. Lo que hacemos es buscar nuestra mejor versión para poder dar pelea. Eso sí, estamos muy contentos de haber clasificado al Súper y logrado este primer paso”, analiza Sebastián Morales.

Con un par de campañas en la institución, Morales se encarga de contar cuál es la característica distintiva del juego de equipo: “Tratamos de hacernos fuertes en defensa, ser intensos y agresivos. Tenemos claro que cuando podemos bajar a los rivales 70 puntos, vamos a tener muy buenas chances de ganar porque este es un equipo que tiene mucho gol en la mano. Y justamente los tres partidos que perdimos fue porque no estuvimos bien en defensa”.

Platense sufrió un percance tan natural en el básquet como doloroso y que en algunos casos puede influir notoriamente en el andar de un equipo en una temporada. El factor lesión jugó su partido y Sebastián Cañita Mignani se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla derecha. El cañadense era clave, pero aunque no se concretó refuerzo todavía, la solución estuvo en el banco de relevos.

Nos golpeó lo de Seba Mignani porque es un enorme jugador, y en lo basquetbolístico la posición de dos es un lugar por el que pasa mucho el juego en nuestro equipo. Pero cuando tuvo lugar Genaro Lorio no desentonó, ganó confianza y está siendo el goleador y estando a la altura”, explica Morales sobre la explosión del ex Argentino de Junín.

Y Sebastián cuenta también cómo se vive afuera de la cancha jugar en un equipo cuyo nombre está asociado a nivel país más con el fútbol que con el básquet. “Es un club muy futbolero, pero el básquet es el segundo deporte. La gente apoya y es un muy linda institución. Es más, hasta en Petrolero, en Plaza Huincul, fue gente a alentarnos”.

Alejandro Cholo Vázquez es el entrenador del equipo de Vicente López y explica cómo armó su idea de plantel en aquellos meses de pretemporada: “Tratamos de traer jugadores que ya conocíamos, ya sea porque los había dirigido o porque estaban en el club. Sabíamos que íbamos a tener un equipo para pelear entre los de arriba. Quizás no para ser primeros, pero había expectativa”.

Y analizó: “Creo que en la zona Sur hay cinco o seis equipos que están por encima del resto, como Patagones, Viedma, Petrolero, Estudiantes de Olavarría, nosotros y quizás Parque Sur. Lo digo con total humildad y sin desmerecer a nadie. Ahora cuando empiece la segunda fase los vamos a enfrentar y veremos para qué está el equipo”.

La lesión de Mignani tampoco pasó desapercibida por el DT, quien encontró descanso en la aparición de Lorio, pero espera por un posible refuerzo: “Tuvimos mala suerte que se lesionó Cañita Mignani, que es una pieza fundamental el desequilibrante de equipo. Todavía no lo pudimos reemplazar, pero gracias a Dios teníamos atrás a Genaro, que había jugado poco y cuando lo tiramos a la cancha el pibe respondió fenomenal. Creo que tiene en los últimos partidos un promedio de 19 o 20 puntos. Se lo merece porque es un pibe bárbaro que entrena como un animal”.

Y desde las ausencias, Vázquez construyó presencia y suficiencia basquetbolística para asegurarse el objetivo: “La lesión de Seba (Mignani) nos potenció como equipo. Incluso le dimos descanso a Ariel Eslava y el equipo igual jugó a gran nivel. Sabemos que esto es muy largo, y el deseo es llegar de la mejor manera a los playoffs”.

Y se repite la mirada distante de la pretemporada para con el Súper 4 que luego troca en entusiasmo e ilusión manifiesta: “El Súper 4 no era algo en lo que estábamos enfocados, pero una vez que comenzó el torneo y vimos que estaba la chance, pusimos todas las fichas en clasificar y tuvimos la suerte de lograrlo”.

“Es algo muy importante para el club. Es la primera vez que se jugará en un torneo de tanta jerarquía y nivel. Vamos a hacer todo lo posible por ganarlo. No sé si podremos traer un refuerzo, pero igual estoy tranquilo con el equipo que tenemos y creo que vamos a pelear de igual a igual. Lo estamos esperando con gran expectativa”.

Vázquez es palabra autorizada para brindar un panorama del crecimiento del equipo: “Yo llegué en el 2009 en la B de Capital y ascendimos a la A ese año. En el 2012 salimos campeones en la A y jugamos el Federal. Y después pasamos al TNA. En el primer año hicimos un equipo para mantener la categoría y jugamos final de conferencia. En cuanto a estructura creo que nos falta mucho. Se mejoraron muchas cosas, como la cancha y los vestuarios. Vamos a apuntalar las inferiores para crecer”.

A Libertad lo persigue su historia, lo obliga. Más allá de lo que el presente pueda indicar o de lo que se esfuercen en aclarar jugadores y entrenadores, en el Tigre hay grandeza y responsabilidades en igual proporción.

Así como resuelve en la cancha, Bruno Barovero lo hace cuando declara, rápido, sin falsa humildad ni ponerse a meditar cada frase. “El Súper 4 me parece buenísimo, jerarquiza a la categoría. Es posituvo y no te dejar relajarte”, dice. El tipo recibe, lo siente y tira: “Desde que arrancamos nos pusimos objetivos cortos. Primero ganar y dominar la zona; de allí en más fuimos creciendo como equipo y los objetivos aumentando, a quedar primeros y jugar el Súper 4. Pero no nos relajamos, vamos por más. Ahora el objetivo en ganar el Súper 4 y quedar lo más arriba posible para los playoffs por el ascenso”.

“El equipo fue creciendo. Desde el primer momento hubo gran mérito del cuerpo técnico para que cada uno entienda su rol. El mensaje de Seba (Saborido) es muy claro. Y Libertad parece un equipo rodado desde hace tiempo y es un plantel nuevo”, explica Barovero, quien resalta el “valor” del plantel: “Absolutamente todos los jugadores tienen mentalidad ganadora, ante las adversidades nunca nos bajoneamos y siempre hubo carácter. Los resultados están a la vista”.

Y Bruno también describe su rol en el equipo, siempre preponderante pero tratando de crecer en la profesión: “Estoy muy contento con el rendimiento de mis compañeros. En lo personal me siento bien y eso me hace entrenar más, no deja que me relaje y creo que también crecí en otras facetas de mi juego, no sólo anotando sino haciendo jugar. Es una de las cosas que vine a buscar acá, mejorar como jugador. Quiero pulir mis falencias. Eso sí, veo que al equipo le sirve y ganamos, porque si no ganás no sirve”.

Y Libertad es Libertad. “Es uno de los equipos más grandes del país. Se ve en el día a día. Se nota de visitante también. Es un orgullo vestir esta camiseta, no te podés relajar. Hoy en día no está en la Liga por una circunstancia y quizás seamos nosotros lo que los tenemos que devolver al club donde debe estar. Es una linda presión”, asume Barovero, quien nunca le temió al último cartucho de un partido.

El conductor es Sebastián Saborido, oriundo de 25 de Mayo, con recorrido y huella en Saladillo pero santafesino por adopción desde hace rato. Libertad demoró su determinación y su salida al mercado, pero las movidas en la partida de ajedrez de la pretemporada fueron inteligentes y acertadas, casi sin margen de error. La competencia ante de la competencia estaba ganada.

Lo cuenta el DT: “Un poco la contratación con Libertad se dio con los tiempos ajustados para salir al mercado. Pero la verdad es que tuvimos la chance de armar un equipo equilibrado en el que era importantísimo elegir bien las fichas mayores, ya que el resto era una apuesta del club por los juveniles y no íbamos a contar con las fichas Sub 23. Se trató de elegir con equilibrio y pensamos en armar el equipo alrededor de lo que podía generar Bruno (Barovero) desde su potencial. Miguel Ruiz tenía contrato y me parecía fundamental para ser el extranjero y la contratación de Zago redondeó la idea que teníamos. El equipo sigue en construcción, pero tenemos una forma de jugar”.

“Queríamos ir vinculando el equipo. Ir de a poco. Adaptar la estructura a la categoría. Es importante tener a jugadores como Goyo (Eseverri) o el mismo Zago, con experiencia en la divisional. Nos adaptamos rápido y se generó un grupo con carácter. El equipo sale a jugar igual de local y de visitante y eso nos permite estar dentro del Súper 4. La Liga Argentina es muy larga y hay que seguir trabajando para insertar a los juveniles en la rotación, que no siempre es fácil”, agrega con lujo de detalles el entrenador.

Y otra vez, la mirada furtiva al Súper 4 para luego dejar que cupido haga el resto. “No era el objetivo prioritario, pero en la interna del grupo se hablaba. Cuando nos encaminamos lo vimos más concreto y le vamos a dar mucha importancia porque el grupo está con ganas de jugarlo”.

Ya están los cuatro que movilizarán en el amanecer del año a la segunda categoría.

*David Ferrara fue productor periodístico de las transmisiones televisivas del Torneo Nacional de Ascenso durante diez años. Periodista del diario El Ciudadano y La Capital, de Rosario. Docente en Tea Rosario y en Ieserh Rosario. En Twitter @davidferrara35

 

TV Oficial

Sponsor Principal

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

Transporte Oficial

Soporte Tecnológico