TNA · 17 de Febrero de 2017

Salta Basket

La marca Salta Basket

La valentía de los Infernales de Salta para llevar adelante un proyecto de difusión del básquet con constante crecimiento y una mirada superadora, buscando conquistas que marquen, porque es imposible abrir un camino sin dejar huellas.

Por David Ferrara

“Los Infernales era el nombre de los gauchos de Martín Miguel de Güemes, nuestro héroe provincial, y se destacaban por su valentía e hidalguía, porque a través de la sorpresa podrían lograr vencer a ejércitos que eran superiores en cantidad y armamento”, explica Luis Lenti, cabeza de la dirigencia de Salta Basket y enseguida debe asumirse que la garra es algo que no se negocia en este equipo que desde la pasada campaña es un habitual protagonista del Torneo Nacional de Ascenso. Siempre irán por algo más.

Por eso habrá que analizar a estos Infernales del básquet desde el sacrificio descomedido de Goyo Eseverri o la vehemencia de Ricardo de Cecco hasta los estiletazos de Rodri Haag y la defensa silenciosa pero ultra efectiva de Seba Puñet.

Queremos generar la mística que haga que el salteño se identifique con este equipo. Identificación con la provincia, el deporte de alto rendimiento y el espectáculo. A partir de ahí formar cantera y espejo para que los chicos puedan soñar con integrar alguna vez este conjunto”, añade Lenti, quien recurre a la historia para explicar el presente: “Con mucho esfuerzo pero con poco resultados los equipos salteños participaban en el ascenso, ya sea la Liga B o el Federal. Cuando 20 de Febrero logró la plaza le hicimos entender a su dirigencia que la única forma de poder mantener competir era aunar esfuerzos, que el equipo sea de todos, con apoyo del gobierno provincial, que es el principal espónsor”.

La elección del entrenador no era muy difícil. Por capacidad pero también por pertenencia, Ricardo De Cecco se hallaba primero en la fila como el gran candidato. “Hubo que convencerlo. Me une una amistad de muchos años con Ricardo porque él me había reclutado para jugar en Paraná y porque también fue amigo de mi padre, en su momento entrenador y presidente de la Federación Salteña. Pero por experiencias anteriores, hasta Ricardo era escéptico y hubo que convencer a todos, jugadores y representantes también”, recuerda Lenti, quien sabe que esa temporada de Federal le mostró al país el potencial de Salta como plaza basquetbolera: “Nos fue muy bien, llegamos a la final y aunque no pudimos ganarla, el Delmi lució con más de 7.000 espectadores y creo que allí la AdC vio que la plaza era buena por infraestructura, conectividad, hotelería, y diversas razones. Desde la llegada al TNA siguió el aprendizaje, el cual llevamos adelante con algunos golpes, pero se dieron pasos enormes con el objetivo de profesionalizar, con área de prensa, marketing, departamento médico, vip en los partidos, por ejemplo. Hoy somos más una franquicia que un club, se maneja de manera más empresarial”. 

Y ampliando el concepto, Lenti se anima a todo como aquellos Infernales que defendían las fronteras de la Patria: “El proyecto es generar un espectáculo deportivo de nivel para Salta. Entrar en el concierto del básquet nacional. La marca Salta Basket, el producto Salta Basket apuntalado por un buen equipo de trabajo. Nunca nos prohibimos soñar con algo más, sabemos que es paso a paso pero nuestra ilusión no tiene límite. Llegaremos hasta donde nuestra capacidad nos deje”.

Hoy aquel escéptico Ricardo De Cecco ya tiene una mirada mucho más alentadora sobre el alcance del proyecto, pero trabajó mucho para sacarlo adelante: “Yo cada vez que venía a Salta de vacaciones veía que el básquet no avanzaba, era muy crítico porque me encontraba con un básquet similar al que había cuando me fui a los 17 años. Aceptar venir a esa realidad me dio temor porque tengo un nombre respetado aquí como jugador. Por eso lo tomé con responsabilidad, hice cosas que quizás otro entrenador no hubiese hecho, pero teníamos que hacer resurgir el básquet. Hoy estamos muy contentos porque nos ven todos de otra manera, nos acompañan, hay mucha seriedad y compromiso. El balance es altamente positivo porque se dieron pasos enormes y se llegó a una estructura profesional”.

“A futuro, además de seguir mejorando las instalaciones o por ejemplo renovar el piso de madera, en lo deportivo la apuesta fue y es superar la campaña anterior, ver si podemos pasar un playoff y en la próxima temporada mejorar el equipo, fortalecer la imagen institucional, traer juveniles, potenciar los de acá y dar un salto de calidad”, se entusiasma el entrenador.

Por ejemplo, para este certamen se apostó a una legión santafesina que le trajo aires renovados al equipo con Haag, Zurbriggen, Copello, Puñet y Vicentín. “Se llenó de santafesinos”, bromea el alero Gregorio Eseverri y aclara que “el cuerpo técnico los conoce, juegan muy bien, cumplen y como es una gran cuna de básquet es un ejemplo de lo que se quiere hacer en Salta a partir de la aparición de este equipo”.

Para ellos también es especial. “Es algo muy lindo jugar con tantos amigos. Sabemos cuando uno está mal o bien, dentro o fuera de la cancha y eso ayuda. Conocer a los entrenadores también te da mucha libertad para hablar y entendernos. Por eso trato de disfrutarlo mucho y sacarle el jugo porque no sé si se dará otra vez”, explica Nicolás Copello, y su compinche Rodrigo Haag coincide en todo: “Se hace mucho más fácil, es una química totalmente distinta jugar con amigos porque tenés un apoyo emocional mucho mayor ante cualquier situación y al resto le cuesta menos integrarse”.

Y la mirada externa siempre es útil y esclarecedora. En este caso la de Copello: “Salta es una linda plaza para Liga y se sabe que la idea es más adelante llegar. La gente acompaña, alienta y tratamos de que se identifique con el equipo”.

Porque el sueño debe tener bases, además de lo que se transmite en el rectángulo el plantel vive el día a día de la provincia y se compromete desde las acciones solidarias y deportivas. “Hacemos muchas presentaciones sociales, vamos a clubes y centros de deportes para difundir el básquet. La plaza es de los clubes de Salta y hay que promocionar el básquet profesional en una provincia que no había tenido buenas experiencias pero que hoy encontró un marco ideal para desarrollar y que a futuro tiene grandes perspectivas”, cuenta Gregorio Eseverri, todo un guerrero que supo ganarse al pueblo salteño como ya lo había hecho en su San Nicolás y en Mar del Plata. “Nos tratan de mil maravillas, es todo de alto nivel organizativo en cuanto a alojamiento, alimentación, viajes, las instalaciones del Delmi son muy buenas. El apoyo de la gente es muy grande, no sólo en la cancha sino también en la ciudad, al no haber rivalidad todos están con nosotros. Y se nota que la apuesta es para seguir construyendo, creciendo e ir formando equipos que cada vez puedan ser más protagonistas del torneo”, amplía Goyo.

Y el desafío de expandir el campo de acción del equipo a una instancia superadora no sólo fue responsabilidad de los jugadores, porque los entrenadores apostaron a generar conquistas que sean influencia permanente, que marquen, porque es imposible abrir un camino sin dejar huellas. Así lo entiende Sebastián Saborido: “Además de venir a trabajar en las funciones de asistente, la idea fue realizar otras actividades que sirvieran para promocionar el básquet en la provincia. Se hizo un Campus de Perfeccionamiento, se trabajó en miniclínicas en el Delmi, hubo entrenamientos especiales con chicos de mini junto al plantel, se visitaron diferentes escuelas de básquet y se retomó la Eneba como escuela de nivel 1 y 2, que hacía tiempo que no funcionaba. Gracias a un convenio con el Colegio de Educación Física buscamos capacitar a los profes además de los entrenadores e incluso se hizo un curso para periodistas. Se apunta a todo lo que pueda ayudar a desarrollar el básquet en la provincia”.

Y el que lanza su anhelo es Ricardo De Cecco, quien ya presentó una planificación para poder desarrollar una liga escolar que permita ampliar la base del básquet en Salta. No es poca cosa.

Son los Infernales del básquet, que, a su manera, afrontan sus batallas deportivas con la misma pasión que los gauchos de Güemes y defienden su deseo con valentía.

*David Ferrara fue productor periodístico de las transmisiones televisivas del Torneo Nacional de Ascenso durante diez años. Periodista del diario El Ciudadano de Rosario. Docente en Tea Rosario y en Ieserh Rosario. En Twitter @davidferrara35

 

Sponsor Principal

TV Oficial

Sponsor Global

Sponsors Oficiales

Proveedores Oficiales

La Liga Contenidos

Medios

Transporte Oficial